CUERNO PEQUEÑO

5

Y de uno de ellos salió un cuerno pequeño, que creció mucho al sur, y al oriente, y hacia la tierra gloriosa.(Daniel 8:9)

La mayoría de los comentadores suponen que el cuerno pequeño salió de uno de los cuatro cuernos, pero el contexto y los detalles literarios y estructurales lo hacen poco probable.4 El versículo anterior concluye con las palabras, “en su lugar [del cuerno notable] salieron otros cuatro cuernos notables hacia los cuatro vientos del cielo”. El antecedente inmediato de “uno de ellos” es, por lo tanto, “los cuatro vientos”, no los cuatro cuernos. La expansión geográfica del cuerno pequeño (sur, oriente, la tierra gloriosa) sugiere que su emergencia también pertenece al plano geográfico, o sea, proviene de uno de los cuatro puntos cardinales. Además, el verbo yatza, utilizado para referirse a la “salida” del cuerno pequeño (vers. 9) contrasta con el verbo ‘alah, empleado para referirse a la “salida” de los otros cuernos (vers. 3 y 8)

El autor protestante A. Bloornfield también reconoce que el cuerno pequeño surge de uno de los cuatro vientos del cielo: “El cuerno pequeño, se nos dice, ha de surgir de uno de los cuatro vientos (v. 8). Cuál viento es, se lo indica inmediatamente: crecería mucho al sur, hacia el oriente y hacia Palestina”. Por lo tanto, debe originarse ya sea en el norte o el oriente. El poder que siguió a los reinos griegos en el este y el sur fue Roma, y surgió del oriente. El imperio seléucida se convirtió en una provincia romana alrededor del 65 aC., y Roma se apoderó de Egipto el 30 a.C.

Pero, ¿dónde se encuentra la bestia a la cual pertenece el cuerno? Una posibilidad es que se encuentra fuera del cuadro de la visión, por lo tanto Daniel no la ve.

Una razón podría ser que los animales que simbolizan a Medo-Persia y Grecia en Daniel 8 eran animales limpios, apropiados para los ritos del templo, mientras que la “bestia terrible”, como la que se emplea para simbolizar a Roma en Daniel 7, habría sido una criatura inmunda. “Esto habría distorsionado la conexión entre la visión y el santuario”.6

Sin embargo, en el simbolismo bíblico, los cuernos representan poderes o naciones, y pueden aparecer por sí solos sin los animales a los cuales pertenecen naturalmente. Zacarías 1:18, 19, por ejemplo, dice cómo el profeta ve cuatro cuernos solos, y un ángel explica que “estos son los cuernos que dispersaron a Judá, a Israel y a Jerusalén” (vers. 19).

En contraste con Daniel 7, en el que el cuerno pequeño (la Roma papal) surge de la cuarta bestia (Roma pagana), en Daniel 8 el cuerno pequeño representa a ambas. “Una parte del todo (el cuerno) simboliza al todo (la cuarta bestia de Daniel 7). Encontramos apoyo para esta conclusión en el hecho de que en Daniel 8 el cuerno pequeño participa en una conquista horizontal-va contra el sur (Egipto), el oriente (Siria), y la tierra gloriosa (Israel)-lo que representa la actividad de la roma pagana (Dan. 8:9). Pero también se engrandece hacia el cielo (una expansión vertical contra el pueblo de Dios y la función del Príncipe en el templo celestial): la obra de la Roma papal (vers. 10-12). Este cuerno incorpora la activad de la bestia y su cuerno según se la describe en Daniel7”

El paralelismo entre las profecías en Daniel 2, 7 y 8 nos ayuda a entender el simbolismo del cuerno pequeño en Daniel 8.

(CBA)

Comentarios

Comentarios

También podría gustarte Más del autor

Deja un comentario