El amor verdadero | Joyas de los Testimonios 1

9

El amor verdadero | Joyas de los Testimonios 1


 El amor verdadero no es una pasión impetuosa, arrolladora y ardiente. Por el contrario, es sereno y profundo. Mira más allá de lo externo, y es atraído solamente por las cualidades. Es prudente y capaz de discriminar y su devoción es real y permanente. Dios nos prueba por los sucesos comunes de la vida. Son las cosas pequeñas las que revelan lo más recóndito del corazón. Son las pequeñas atenciones, los numerosos incidentes cotidianos y las sencillas cortesías, las que constituyen la suma de la felicidad en la vida; y el descuido manifestado al no pronunciar palabras bondadosas, afectuosas y alentadoras ni poner en práctica las pequeñas cortesías, es lo que contribuye a formar la suma de la miseria de la vida. Se encontrará al fin que el haberse negado a sí mismo para bien y felicidad de los que nos rodean, constituye una gran parte de lo que se registra en el cielo acerca de la vida. Se revelará también el hecho de que el preocuparse de sí mismo, sin tener en cuenta el bien o la felicidad de los demás, no deja de ser notado por nuestro Padre celestial.{1JT 206.1}

Hno. B***, el Señor está obrando en beneficio suyo, y le bendecirá y fortalecerá si hace lo recto. Vd. comprende la teoría de la verdad, y debiera estar obteniendo todo el conocimiento posible acerca de la voluntad y obra de Dios, a fin de estar preparado para ocupar una posición de más responsabilidad, si él, viendo que Vd. puede glorificar mejor su nombre así, se lo requiriese. Pero tiene todavía que adquirir experiencia. Es demasiado impulsivo y se deja afectar con demasiada facilidad por las circunstancias. Dios está dispuesto a fortalecerle, establecerle y asentarle, si quiere con fervor y humildad pedir sabiduría al que no yerra y que promete no dejársela pedir en vano. {1JT 206.2}

Al enseñar la verdad a otros, está en peligro de hablar en una forma demasiado categórica, que no guarda relación con su corta experiencia. Abarca las cosas con una mirada, y puede ver fácilmente la orientación de los temas. Todos no están capacitados como Vd., y no pueden hacer esto. Vd. no está dispuesto a esperar con paciencia y calma que pesen las evidencias aquellos que no pueden apreciarlas tan rápidamente como Vd. Correrá el peligro de instar demasiado a los demás para que vean en seguida como Vd., y sientan todo el celo y la necesidad de acción que Vd. siente. Si no se realizan sus expectativas, habrá peligro de que Vd. se desanime, se inquiete y desee un cambio. {1JT 207.1}

Vd. debe rehuir la disposición a censurar y abrumar a otros. Evite todo lo que sepa a espíritu de denuncia. No agrada a Dios que este espíritu anime a ninguno de sus siervos de larga experiencia. Es propio de un joven, si tiene esta gracia de la humildad y el adorno interior, que manifieste ardor y celo; pero la actitud de un joven de pocos años de experiencia que manifiesta un celo atropellado y un espíritu denunciador, es muy impropia y causa profundo desagrado. Nada podría destruir tan pronto como esto su influencia. La mansedumbre y la amabilidad, la tolerancia y la longanimidad, el no sentirse fácilmente provocado y el soportarlo, esperarlo y sufrirlo todo, esas cosas son los frutos que produce el precioso árbol del amor, de crecimiento celestial. Este árbol, si se lo nutre, se mantendrá siempre verde, sus ramas no caerán ni se marchitarán sus hojas. Es inmortal, eterno, y regado de continuo por los rocíos del cielo. {1JT 207.2}

 

El poder del amor

 

El amor es poder. Este principio encierra una fuerza intelectual y moral, que no puede separarse de él. El poder de la riqueza tiende a corromper y destruir. El poder de la fuerza es grande para hacer daño; pero la excelencia y el valor del amor puro consisten en su eficiencia para hacer bien, solamente el bien. Cualquier cosa que se haga por puro amor, por pequeña o despreciable que sea a la vista de los hombres, es completamente fructífera; porque Dios considera más con cuánto amor se trabajó que la cantidad lograda. El amor es de Dios. El corazón inconverso no puede producir esta planta cultivada por el Cielo, porque ésta vive y florece solamente donde Cristo reina. {1JT 207.3}

El amor no puede vivir sin acción, y cada acto lo aumenta, fortalece y extiende. El amor alcanzará la victoria donde la discusión y la autoridad sean impotentes. El amor no obra por ganancia o recompensa; sin embargo, Dios ha manifestado que toda labor de amor tendrá una gran ganancia como seguro resultado. Su naturaleza es difundirse, y obrar en forma tranquila, aunque en su propósito es poderoso para vencer grandes males. Su influencia enternece y transforma, y al apoderarse de la vida de los pecaminosos afecta su corazón aun cuando ningún otro medio haya tenido éxito. {1JT 208.1}

Donde quiera que se emplee el poder del intelecto, de la autoridad o de la fuerza, y no se manifieste la presencia del amor, los afectos y la voluntad de aquellos a quienes procuramos alcanzar, asumen una actitud defensiva y rebelde, y se refuerza su resistencia. Jesús fué el Príncipe de paz. Vino al mundo para poner en sujeción a sí mismo la resistencia y la autoridad. Podía disponer de sabiduría y fortaleza, pero los medios que empleó para vencer el mal, fueron la sabiduría y la fuerza del amor. No permita que nada divida su interés de su obra actual, hasta que Dios considere propio darle otro trabajo en el mismo campo. No procure la felicidad, porque nunca se la halla buscándola. Cumpla sus deberes. Deje que la fidelidad caracterice todas sus acciones, y vístase de humildad. {1JT 208.2}

“Todas las cosas que quisierais que los hombres hiciesen con vosotros, así también haced vosotros con ellos.” Mateo 7:12. Como fruto de una conducta tal se verán resultados bienaventurados. “Con la misma medida que midiereis, os será vuelto a medir.” Lucas 6:38. Estos son los poderosos motivos que deben constreñirnos a amarnos unos a otros con corazón puro y con fervor. Cristo es nuestro ejemplo. El anduvo haciendo bienes. Vivió para beneficiar a otros. El amor embelleció y ennobleció todas sus acciones. No se nos ordena que nos hagamos a nosotros mismos lo que desearíamos que otros hiciesen con nosotros; debemos hacer a otros lo que quisiéramos que ellos nos hiciesen en iguales circunstancias. Siempre se nos vuelve a aplicar la medida con que medimos. {1JT 208.3}

El amor puro es sencillo en sus manifestaciones, y distinto de cualquier otro principio de acción. El amor por la influencia y el deseo de que otros nos estimen, puede producir una vida bien ordenada, y con frecuencia una conversación intachable. El respeto propio puede inducirnos a evitar la apariencia de mal. Un corazón egoísta puede ejecutar acciones generosas, reconocer la verdad presente y expresar humildad y afecto exteriormente, y sin embargo, los motivos pueden ser engañosos e impuros; las acciones que fluyen de un corazón tal pueden estar privadas del sabor de vida, de los frutos de la verdadera santidad, y de los principios del amor puro. Debe albergarse y cultivarse el amor, porque su influencia es divina. {1JT 209.1}

*****

El cielo ha de comenzar en esta tierra. Cuando los hijos del Señor rebosen de mansedumbre y ternura, comprenderán que el estandarte que extiende sobre ellos es el amor, y su fruto será dulce para su paladar. Harán aquí un cielo en el cual puedan prepararse para el cielo de lo alto.* {1JT 209.2}

Comentarios

Comentarios

También podría gustarte Más del autor

Deja un comentario