El fuerte clamor

22
Dios tiene joyas en todas las iglesias
Dios tiene joyas en todas las iglesias, y no nos corresponde lanzar arrolladoras acusaciones contra el llamado mundo religioso.—Comentario Bíblico Adventista 4:1205 (1893). {EUD 169.1}
El Señor tiene sus representantes en todas las iglesias. No se les han presentado a estas personas las verdades especiales, que son la piedra de toque para estos últimos días, en circunstancias que despierten convicción en su corazón y en su mente; por lo tanto, al rechazar la luz, no han cortado su relación con Dios.—Testimonies for the Church 6:70-71 (1900). {EUD 169.2}
Entre los católicos hay muchos que son cristianos muy concienzudos y que caminan en toda la luz que brilla sobre ellos, y Dios obrará en su favor.—Testimonies for the Church 9:243 (1909). {EUD 169.3}
En el capítulo 18 del Apocalipsis se exhorta al pueblo de Dios a que salga de Babilonia. Según este pasaje de la Escritura, muchos del pueblo de Dios deben estar aún en Babilonia. ¿Y en qué comunidades religiosas se encuentra actualmente la mayoría de los discípulos de Cristo? Sin duda alguna, en las varias iglesias que profesan la fe protestante.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 433 (1911). {EUD 169.4}
A pesar de las tinieblas espirituales y del alejamiento de Dios que se observan en las iglesias que constituyen Babilonia, la mayoría de los verdaderos discípulos de Cristo se encuentran aún en el seno de ellas.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 441 (1911). {EUD 170.1}
Todavía no se ha completado la caída de Babilonia
“Ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación”. Apocalipsis 14:6-8. ¿Cómo se hace esto? Forzando a los hombres a aceptar un día de reposo espurio.—Testimonies for the Church 8:94 (1904). {EUD 170.2}
Aún no se puede decir: […]. “Ha hecho que todas las naciones beban del vino de la ira de su fornicación”. Aún no ha dado de beber a todas las naciones […]. {EUD 170.3}
La caída de Babilonia no será completa sino cuando la iglesia se encuentre en este estado, y la unión de la iglesia con el mundo se haya consumado en toda la cristiandad. El cambio es progresivo, y el cumplimiento perfecto de Apocalipsis 14:8 está aún reservado para lo por venir.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 440-441 (1911). {EUD 170.4}
¿Cuándo sus pecados llegan al cielo? Apocalipsis 18:2-5. Cuando la ley de Dios finalmente sea invalidada mediante legislación [humana].—The Signs of the Times, 12 de junio de 1893. {EUD 170.5}
El último mensaje de amonestación de Dios
Dios les ha dado su lugar en la línea de la profecía a los mensajes de Apocalipsis 14, y su obra no cesará hasta que concluya la historia de esta tierra.—The Ellen G. White 1888 Materials, 804 (1890). {EUD 170.6}
El capítulo 18 del Apocalipsis indica el tiempo en que, por haber rechazado la triple amonestación de Apocalipsis 14:6-12, la iglesia alcanzará el estado predicho por el segundo ángel, y el pueblo de Dios que se encontrare aún en Babilonia, será llamado a separarse de la comunión de esta. Este mensaje será el último que se dé al mundo.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 441 (1911). {EUD 170.7}
Estos versículos (Apocalipsis 18:1-2, 4) señalan un tiempo en el porvenir cuando el anunció de la caída de Babilonia, tal cual fue hecho por el segundo ángel de Apocalipsis 14:8, se repetirá con la mención adicional de las corrupciones que han estado introduciéndose en las diversas organizaciones religiosas que constituyen a Babilonia, desde que ese mensaje fue proclamado por primera vez, durante el verano de 1844 […]. Estas declaraciones, unidas al mensaje del tercer ángel, constituyen la amonestación final que debe ser dada a los habitantes de la tierra […]. {EUD 171.1}
Los pecados de Babilonia serán denunciados. Los resultados funestos y espantosos de la imposición de las observancias de la iglesia por la autoridad civil, las invasiones del espiritismo, los progresos secretos pero rápidos del poder papal—todo será desenmascarado. Estas solemnes amonestaciones conmoverán al pueblo. Miles y miles de personas que nunca habrán oído palabras semejantes, las escucharán.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 661-662, 664 (1911). {EUD 171.2}
El corazón del último mensaje de Dios
Varios me han escrito preguntándome si el mensaje de la justificación por la fe es el mensaje del tercer ángel, y he contestado: “Es el mensaje del tercer ángel en verdad”.—Manuscrito 437, 1890. {EUD 171.3}
En su gran misericordia el Señor envió un preciosísimo mensaje a su pueblo por medio de los pastores [E. J.] Waggoner y [A.T.] Jones. Este mensaje tenía que presentar en forma más destacada ante el mundo al sublime Salvador, el sacrificio por los pecados del mundo entero. Presentaba la justificación por la fe en el Garante; invitaba a la gente a recibir la justicia de Cristo, que se manifiesta en la obediencia a todos los mandamientos de Dios. {EUD 171.4}
Muchos habían perdido de vista a Jesús. Necesitaban dirigir sus ojos a su divina persona, a sus méritos, a su amor inalterable por la familia humana. Todo el poder es colocado en sus manos, y él puede dispensar ricos dones a los hombres, impartiendo el inapreciable don de su propia justicia al desvalido agente humano. Este es el mensaje que Dios ordenó que fuera dado al mundo. Es el mensaje del tercer ángel, que ha de ser proclamado en alta voz y acompañado por el abundante derramamiento de su Espíritu.—Testimonios para los Ministros, 91-92 (1895). {EUD 171.5}
El mensaje de la justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que termina la obra del tercer ángel.—Joyas de los Testimonios 2:374 (1900). {EUD 172.1}
El último mensaje de clemencia que ha de darse al mundo, es una revelación de su carácter de amor. Los hijos de Dios han de manifestar su gloria. En su vida y carácter han de revelar lo que la gracia de Dios ha hecho por ellos.—Palabras de Vida del Gran Maestro, 342 (1900). {EUD 172.2}
El mensaje irá con gran poder
Cuando sea proclamado el tercer mensaje, crece[rá] hasta convertirse en un fuerte clamor, y a medida que la obra final sea acompañada por gran poder y gloria, los fieles hijos de Dios participarán de esa gloria. La lluvia tardía es la que los revive y fortalece para que puedan pasar por el tiempo de angustia.—Comentario Bíblico Adventista 7:995 (1862). {EUD 172.3}
A medida que se acerca el fin, los testimonios de los siervos de Dios se harán más decididos y poderosos.—Manuscrito 464, 1892. {EUD 172.4}
Este mensaje (Apocalipsis 14:9-12) abarca los dos mensajes precedentes; se lo presenta como si fuera pronunciado a gran voz, es decir, con el poder del Espíritu Santo.—Comentario Bíblico Adventista 7:991 (1900). {EUD 172.5}
A medida que el mensaje del tercer ángel crece y se convierte en un fuerte clamor, gran poder y gloria acompañarán a su proclamación. Los rostros del pueblo de Dios resplandecerán con la luz del cielo.—Testimonies for the Church 7:17 (1902). {EUD 172.6}
En medio de las sombras densas de la última gran crisis de la tierra, la luz de Dios alumbrará con más brillo, y se oirá en los acordes más claros y elevados, el canto de esperanza y confianza.—La Educación, 162 (1903). {EUD 172.7}
Como está predicho en el capítulo 18 de Apocalipsis, el mensaje del tercer ángel ha de ser proclamado con gran poder por aquellos que den la advertencia final contra la bestia y su imagen.—Testimonies for the Church 8:118 (1904). {EUD 172.8}
Como el movimiento de 1844
 
El poder que despertó a la gente en forma tan vigorosa en el movimiento de 1844, se revelará nuevamente. El mensaje del tercer ángel irá adelante no en susurros, sino en alta voz.—Testimonies for the Church 5:252 (1885). {EUD 173.1}
Vi que este mensaje terminaría con fuerza y vigor muy superiores al clamor de media noche.—Primeros Escritos, 278 (1858). {EUD 173.2}
Como el día de Pentecostés
Es con ferviente anhelo que anticipo el tiempo cuando se repetirán los sucesos del día de Pentecostés aun con mayor poder que en esa ocasión. Juan dice: “Vi a otro ángel descender del cielo con gran poder; y la tierra fue alumbrada con su gloria”. Apocalipsis 18:1. Entonces, como en el momento del Pentecostés, la gente oirá la verdad que será presentada a cada, hombre en su propio idioma.—Comentario Bíblico Adventista 6:1055 (1886). {EUD 173.3}
En visiones de la noche pasó delante de mí un gran movimiento de reforma en el seno del pueblo de Dios. Muchos alababan a Dios. Los enfermos eran sanados y se efectuaban otros milagros. Se advertía un espíritu de oración como lo hubo antes del gran día de Pentecostés.—Joyas de los Testimonios 3:345 (1909). {EUD 173.4}
La gran obra de evangelización no terminará con menor manifestación de poder divino que la que señaló el principio de ella. Las profecías que se cumplieron en tiempo de la efusión de la lluvia temprana, al principio del ministerio evangélico, deben volverse a cumplir en tiempo de la lluvia tardía […].{EUD 173.5}
Vendrán siervos de Dios con semblantes iluminados y resplandecientes de santa consagración, y se apresurarán de lugar en lugar para proclamar el mensaje celestial. Miles de voces predicarán el mensaje por toda la tierra. Se realizarán milagros, los enfermos sanarán y signos y prodigios seguirán a los creyentes.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 669-670 (1911). {EUD 173.6}
Dios empleará medios que nos sorprenderán
Permítame decirle que el Señor actuará en esa etapa final de la obra en una forma muy diferente de la acostumbrada, contraria a todos los planes humanos. Habrá entre nosotros personas que siempre querrán controlar la obra de Dios y dictar hasta los movimientos que deberán hacerse cuando la obra avance bajo la dirección de ese ángel que se une al tercero para dar el mensaje que ha de ser comunicado al mundo. Dios empleará formas y medios que nos permitirán ver que él está tomando las riendas en sus propias manos. Los obreros se sorprenderán por los medios sencillos que utilizará para realizar y perfeccionar su obra en justicia.—Testimonios para los Ministros, 300 (1885). {EUD 173.7}
No os imaginéis que será posible trazar planes para el futuro. Que Dios sea reconocido como quien está al timón en todo tiempo y bajo toda circunstancia. Él obrará por medios que resultarán adecuados, y mantendrá, aumentará y edificará a su propio pueblo.—Counsels to Writers and Editors, 71 (1895). {EUD 174.1}
El Consolador se revelará no en una forma especifica, precisa, que el hombre pueda delinear, sino en el orden de Dios: en tiempos y formas inesperados que honrarán su nombre.—The Ellen G. White 1888 Materials, 1478 (1896). {EUD 174.2}
El suscitará hombres y mujeres entre la gente corriente para hacer su obra, así como en la antigüedad llamó a pescadores para que fuesen sus discípulos. Pronto habrá un despertar que sorprenderá a muchos. Aquellos que no comprenden la necesidad de lo que debe hacerse, serán pasados por alto, y los mensajeros celestiales trabajarán con aquellos que son llamados gente común, capacitándolos para llevar la verdad a muchos lugares.—Manuscript Releases 15:312 (1905). {EUD 174.3}
Obreros calificados por el Espíritu Santo
En la solemne obra final, pocos grandes hombres serán ocupados […]. Dios realizará una obra en nuestros días que apenas unos pocos anticipan. Suscitará y exaltará entre nosotros a aquellos que son enseñados por la unción de su Espíritu antes que por la preparación externa de parte de instituciones científicas. No se debe despreciar ni condenar estos medios; Dios los ha ordenado, pero solo pueden proveer las calificaciones externas. Dios manifestará que no depende de seres mortales doctos y engreídos.—Testimonies for the Church 5:80, 82 (1882). {EUD 174.4}
Únicamente se les dará luz a las almas que están buscando fervientemente la luz y que aceptan con alegría todo rayo de iluminación divina procedente de su santa Palabra. Es mediante esas almas que Dios revelará esa luz y poder que iluminará toda la tierra con su gloria.—Testimonies for the Church 5:729 (1889). {EUD 175.1}
Lo que se necesita es disciplina de espíritu y limpieza de corazón y pensamiento. Esto es de más valor que el talento brillante, el tacto o el conocimiento. Una mente corriente, educada para obedecer un “Así dice el Señor”, está mejor calificada para la obra de Dios que aquellos que tienen aptitudes, pero que no las emplean correctamente.—The Review and Herald, 27 de noviembre de 1900. {EUD 175.2}
Los obreros serán calificados más bien por la unción de su Espíritu que por la educación en institutos de enseñanza. Habrá hombres de fe y oración que se sentirán impelidos a declarar con santo entusiasmo las palabras que Dios les inspire.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 664 (1911).{EUD 175.3}
Dios usa aun a los iletrados
Aquellos que reciben a Cristo como Salvador personal resistirán las pruebas de estos últimos días. Fortalecido por una fe incondicional en Cristo, aun el discípulo iletrado podrá resistir las dudas y las preguntas que los infieles puedan producir, y reducirá a la vergüenza los sofismas de los burladores. {EUD 175.4}
El Señor Jesús dará a los discípulos una lengua y una sabiduría que sus adversarios no podrán contradecir ni resistir. Aquellos que por razonamiento no podrían vencer los engaños satánicos, darán un testimonio positivo que confundirá a hombres supuestamente doctos. De los labios de los iletrados saldrán palabras con tal poder convincente y sabiduría que se producirán conversiones a la verdad. Miles se convertirán bajo su testimonio. {EUD 175.5}
¿Por qué el hombre iletrado tendrá este poder, del que carece el hombre docto? El iletrado, mediante la fe en Cristo, ha entrado en la atmósfera de la verdad pura y clara, mientras que el docto se ha alejado de la verdad. El hombre pobre es un testigo de Cristo. No puede apelar a datos históricos o a la así llamada ciencia, pero de la Palabra de Dios reúne evidencias poderosas. La verdad que habla bajo la inspiración del Espíritu es tan pura y notable, y lleva consigo un poder tan indisputable, que su testimonio no puede ser contradicho.—Manuscript Releases 8:187-88 (1905). {EUD 175.6}
Niños proclaman el mensaje
Muchos, aun entre los indoctos, ahora proclaman la palabra del Señor. Los niños son impulsados por el Espíritu para ir y declarar el mensaje del cielo. El Espíritu se derrama sobre todos los que cedan a sus indicaciones, y arrojando de lado toda maquinaria humana, su reglas limitativas y métodos cautelosos, declararán la verdad con el poder del Espíritu.—El Evangelismo, 508 (1895). {EUD 176.1}
Cuando las inteligencias celestiales vean que los hombres no presentan más la verdad en su sencillez, como lo hizo Jesús, los mismos niños serán movidos por el Espíritu de Dios y saldrán a proclamar la verdad para este tiempo.—The Southern Work, 66 (1895). {EUD 176.2}
El ministerio de los ángeles
Los ángeles del cielo actúan sobre las mentes humanas para despertar espíritu de investigación en temas de la Biblia. Se hará una obra mucho mayor que se ha hecho hasta el momento, y nada de su gloria pasará a los hombres, porque ángeles que ministran a aquellos que serán herederos de salvación, están trabajando noche y día.—Counsels to Writers and Editors, 140 (1875). {EUD 176.3}
Hay muchas personas en nuestro mundo que son como Cornelio […]. Así como Dios obró en favor de Cornelio, también obra en favor de estos fieles portaestandartes […]. Obtendrán un conocimiento de Dios así como lo obtuvo Cornelio mediante la visita de ángeles del cielo.—Carta 197, 1904. {EUD 176.4}
Cuando el poder divino se combine con el esfuerzo humano, la obra se propagará como fuego en el rastrojo. Dios empleará instrumentos cuyo origen no podrá discernir el hombre: ángeles harán una obra que los hombres podrían haber tenido la bendición de realizar si no hubieran sido descuidados en responder a las demandas de Dios.—Mensajes Selectos 1:138 (1885). {EUD 176.5}
Extensión mundial de la proclamación
El ángel que une su voz a la proclamación del tercer mensaje, alumbrará toda la tierra con su gloria. Así se predice una obra de extensión universal y de poder extraordinario […]. Vendrán siervos de Dios con semblantes iluminados y resplandecientes de santa consagración, y se apresurarán de lugar en lugar para proclamar el mensaje celestial. Miles de voces predicarán el mensaje por toda la tierra.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 669-70 (1911). {EUD 177.1}
Ahora debe darse en todas partes del mundo el mensaje del ángel que sigue al tercero. Debe ser el mensaje de la cosecha, y toda la tierra será iluminada con la gloria del Señor.—Carta 86, 1900. {EUD 177.2}
Cuando realmente se desate sobre nosotros la tormenta de la persecución, […] entonces el mensaje del tercer ángel crecerá y se convertirá en un fuerte clamor, y toda la tierra será iluminada con la gloria del Señor.—Testimonies for the Church 6:401 (1900). {EUD 177.3}
Debe proclamarse la verdad en cada ciudad de América. Debe darse el mensaje de advertencia en cada país del mundo.—The General Conference Bulletin, 30 de marzo de 1903. {EUD 177.4}
Durante el fuerte clamor, la iglesia, ayudada por las interposiciones providenciales de su exaltado Señor, difundirá el conocimiento de la salvación tan abundantemente que la luz será comunicada a toda ciudad y pueblo.—El Evangelismo, 503 (1904). {EUD 177.5}
Está por ocurrir una crisis. Ahora, por el poder del Espíritu Santo, debemos proclamar las grandes verdades para estos últimos días. No pasará mucho tiempo antes de que cada persona haya oído la advertencia y hecho su decisión. Entonces vendrá el fin.—Testimonies for the Church 6:24 (1900).{EUD 177.6}
Reyes, legisladores, concilios, oyen el mensaje
Ahora no nos parece posible que alguno de nosotros tendrá que comparecer solo [ante las autoridades], pero si alguna vez Dios ha hablado por mi intermedio, llegará el tiempo cuando seremos llevados ante concilios y ante miles de personas por causa de su nombre, y cada uno tendrá que dar razón de su fe. Luego vendrá la crítica más severa sobre cada posición que se ha tomado en favor de la verdad. {EUD 177.7}
Necesitamos, entonces, estudiar la Palabra de Dios, para que podamos conocer por qué creemos las doctrinas que defendemos.—The Review and Herald, 18 de diciembre de 1888. {EUD 178.1}
Muchos tendrán que comparecer ante cortes legislativas; algunos tendrán que comparecer ante reyes y ante los sabios de la tierra para responder por su fe. Aquellos que tienen solo una comprensión superficial de la verdad, no serán capaces de exponer claramente las Escrituras y dar razones definidas de su fe. Se confundirán y no serán obreros que no tengan de qué avergonzarse. Que nadie se imagine que no tiene necesidad de estudiar porque no debe predicar en el púlpito sagrado. No sabéis qué puede Dios requerir de vosotros.—Fundamentals of Christian Education, 217 (1893). {EUD 178.2}
Muchos adventistas rechazan obstinadamente la luz
En las iglesias [adventistas del séptimo día] habrá una manifestación maravillosa del poder de Dios, pero no obrará en favor de aquellos que no se han humillado ante el Señor ni abierto la puerta del corazón mediante la confesión y el arrepentimiento. En la manifestación de ese poder que ilumina la tierra con la gloria de Dios, solo verán algo que en su ceguera considerarán peligroso, algo que despertará sus temores, y se afirmarán para resistirlo. Debido a que el Señor no actúa de acuerdo con sus ideas y expectativas, se opondrán a la obra. “¿Por qué—dicen—no debiéramos nosotros conocer al Espíritu de Dios, cuando hemos estado en la obra por tantos años?”—The Review and Herald, 23 de diciembre de 1890. {EUD 178.3}
El mensaje del tercer ángel no será comprendido por aquellos que se niegan a caminar en su gloria creciente, y los tales llamarán una luz falsa a la luz que iluminará la tierra con su gloria.—The Review and Herald, 27 de mayo de 1890. {EUD 178.4}
La mayoría de los no adventistas rechazarán la amonestación
Muchos de los que oigan el mensaje—la inmensa mayoría—no creerán la solemne amonestación. Muchos serán hallados desleales a los mandamientos de Dios, que son una prueba del carácter. Los siervos de Dios serán llamados fanáticos. Los ministros aconsejarán al pueblo a no escucharlos. Noé recibió el mismo trato cuando el Espíritu de Dios lo impulsaba a dar el mensaje, ya fuera que los hombres lo oyeran o no.—Testimonios para los Ministros, 233 (1895). {EUD 178.5}
Algunos escucharán esas amonestaciones, pero la gran mayoría no les prestará atención.—En Lugares Celestiales, 345 (1897). {EUD 179.1}
Los ministros populares, como los fariseos de antaño, airándose al ver que se pone en duda su autoridad, denunciarán el mensaje como si viniese de Satanás e incitarán a las multitudes dadas al pecado a que injurien y persigan a los que lo proclaman.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 665 (1911). {EUD 179.2}
Multitudes responderán al llamado
Muchas almas diseminadas entre las congregaciones religiosas respondieron al llamamiento y salieron presurosas de las iglesias sentenciadas, como Lot salió presuroso de Sodoma antes de la destrucción de esa ciudad.—Primeros Escritos, 278-279 (1858). {EUD 179.3}
Habrá un ejército de creyentes que soportarán tan firmemente como una roca la última prueba.—Mensajes Selectos 3:446 (1888). {EUD 179.4}
Habrá muchos que saldrán de las filas del mundo, de las diferentes iglesias—aun de la Iglesia Católica—, cuyo celo excederá en mucho al de los que han estado hasta ahora en las filas para proclamar la verdad.—Mensajes Selectos 3:441 (1889). {EUD 179.5}
Multitudes recibirán la fe y se unirán a los ejércitos del Señor.—El Evangelismo, 508 (1895). {EUD 179.6}
Muchos que se han extraviado del redil regresarán para seguir al gran Pastor.—Testimonies for the Church 6:401 (1900). {EUD 179.7}
En la pagana África, en las tierras católicas de Europa y de Sudamérica, en la China, en la India, en las islas del mar y en todos los rincones oscuros de la tierra, Dios tiene en reserva un firmamento de escogidos que brillarán en medio de las tinieblas para demostrar claramente a un mundo apóstata el poder transformador que tiene la obediencia a su ley. Ahora mismo se están revelando en toda nación, entre toda lengua y pueblo; y en la hora de la más profunda apostasía, cuando se esté realizando el supremo esfuerzo de Satanás para que “todos, […]. pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos” (Apocalipsis 13:16), reciban, so pena de muerte, la señal de lealtad a un falso día de reposo, estos fieles, “irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin culpa”, resplandecerán “como luminares en el mundo”. Filipenses 2:15.—La Historia de Profetas y Reyes, 140-141 (1914). {EUD 179.8}
Miles convertidos en un día
En la hora undécima habrá miles que encontrarán y reconocerán la verdad […]. Estas conversiones a la verdad se realizarán con una rapidez que sorprenderá a la iglesia, y únicamente el nombre de Dios será glorificad.—Mensajes Selectos 2:16 (1890). {EUD 180.1}
Habrá miles convertidos a la verdad en un día, los cuales, en la undécima hora, verán y reconocerán la verdad y los movimientos del Espíritu de Dios.—The Ellen G. White 1888 Materials, 755 (1890). {EUD 180.2}
Viene el tiempo cuando habrá tantas personas convertidas en un día como las hubo en el día de Pentecostés, después que los discípulos recibieron el Espíritu Santo.—El Evangelismo, 502 (1905). {EUD 180.3}
Los honestos de corazón no vacilarán por mucho tiempo
Una buena cantidad de personas no la comprenden ahora [a la Palabra de Dios], para hacer su resolución, pero estas cosas están influyendo en su vida; y cuando el mensaje se presente en alta voz, estarán listos para recibirlo. No vacilarán por mucho tiempo; harán su resolución.—El Evangelismo, 222 (1890). {EUD 180.4}
Pronto vendrá la última prueba a todos los habitantes de la tierra. En ese tiempo se harán decisiones con prontitud. Aquellos que han reconocido sus faltas bajo la presentación de la Palabra, estrecharán filas bajo el estandarte ensangrentado del Príncipe Emanuel.—Testimonies for the Church 9:149 (1909). {EUD 180.5}
Toda alma verdaderamente sincera alcanzará la luz de la verdad.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 576 (1911). {EUD 180.6}
El mensaje no será llevado adelante tanto con argumentos como por medio de la convicción profunda inspirada por el Espíritu de Dios. Los argumentos ya fueron presentados. Sembrada está la semilla, y brotará y dará frutos. Las publicaciones distribuidas por los misioneros han ejercido su influencia; sin embargo, muchos cuyo espíritu fue impresionado han sido impedidos de entender la verdad por completo o de obedecerla. Pero entonces los rayos de luz penetrarán por todas partes, la verdad aparecerá en toda su claridad, y los sinceros hijos de Dios romperán las ligaduras que los tenían sujetos. Los lazos de familia y las relaciones de la iglesia serán impotentes para detenerlos. La verdad les será más preciosa que cualquier otra cosa. A pesar de los poderes coligados contra la verdad, un sin número de personas se alistará en las filas del Señor.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 670 (1911). {EUD 180.7}
Influencia de la página impresa
Más de mil personas se convertirán en un solo día, la mayor parte de las cuales adjudicarán sus primeras impresiones a la lectura de nuestras publicaciones.—El Evangelismo, 503 (1885). {EUD 181.1}
Los resultados de la circulación de este libro [El conflicto de los siglos] no han de juzgarse por lo que ahora se ve. Leyéndolo, algunas almas serán despertadas y tendrán valor para unirse de inmediato con los que guardan los mandamientos de Dios. Pero un número mucho mayor que lo lea no tomará su decisión hasta que vea que los propios acontecimientos que han sido predichos están ocurriendo. El cumplimiento de algunas de las predicciones inspirará fe de que otras también se cumplirán, y cuando la tierra sea alumbrada con la gloria del Señor, en la hora final, muchas almas harán su decisión con respecto a los mandamientos de Dios como resultado de este instrumento.—El Colportor Evangélico, 178-179 (1890). {EUD 181.2}
Es también, en gran medida, por medio de nuestras imprentas cómo debe cumplirse la obra de aquel otro ángel que baja del cielo con gran potencia y alumbra la tierra con su gloria. Apocalipsis 18:1.—Joyas de los Testimonios 3:142 (1902). {EUD 181.3}

Comentarios

Comentarios

También podría gustarte Más del autor

Deja un comentario