El sello de Dios y la marca de la bestia

66

El sello de Dios y la marca de la bestia


Solo dos clases

 

Solo puede haber dos clases. Cada grupo está marcado claramente ya sea con el sello del Dios viviente o con la marca de la bestia o de su imagen.—The Review and Herald, 30 de enero de 1900. {EUD 183.1}

Todo el mundo cristiano estará involucrado en el gran conflicto entre la fe y la incredulidad. Todos tomarán partido. Aparentemente algunos no participarán en el conflicto en ninguno de los dos lados. Parecerá que no toman partido contra la verdad, pero no se adelantarán osadamente por Cristo por temor a perder propiedades o a sufrir reproches. Los tales serán contados con los enemigos de Cristo.—The Review and Herald, 7 de febrero de 1893. {EUD 183.2}

A medida que nos acerquemos al fin del tiempo, la línea de separación entre los hijos de la luz y los de las tinieblas será más y más definida. Estarán más y más en desacuerdo. Esta diferencia se expresa en las palabras de Cristo, “Nacido de nuevo”: creado de nuevo en Cristo, muerto al mundo y vivo para Dios. Estos son los muros de separación que dividen lo celestial de lo terrenal y que describen la diferencia entre aquellos que pertenecen al mundo y los que son escogidos para salir de él, que son elegidos, preciosos a la vista de Dios.—Testimonio especial a la Iglesia de Battle Creek (Ph 155), 3 (1882). {EUD 183.3}

 

Miembros de familia son separados

 

Los que han sido miembros de la misma familia son separados. Se coloca una señal sobre los justos. “Y serán para mí especial tesoro, ha dicho Jehová de los ejércitos, en el día en que yo actúe; y los perdonaré como el hombre que perdona a su hijo que le sirve”. Malaquías 3:17. Los que han sido obedientes a los mandamientos de Dios se unirán con el grupo de los santos en luz; ellos entrarán por las puertas en la ciudad, y tendrán derecho al árbol de la vida. {EUD 184.1}

“El uno será tomado”. Su nombre estará en el libro de la vida, mientras otros con los cuales se asoció tendrán la señal de la eterna separación de Dios.—Testimonios para los Ministros, 234-235 (1895). {EUD 184.2}

 

Juzgados por la luz que hemos recibido

 

Muchos que no han tenido los privilegios que nosotros hemos tenido, irán al cielo antes que aquellos que han tenido gran luz y no han caminado en ella. Muchos han vivido de acuerdo con la mejor luz que han tenido y serán juzgados consecuentemente.—Carta 36, 1895. {EUD 184.3}

Todos deben esperar el tiempo asignado, hasta que la amonestación haya ido a todas partes del mundo, hasta que se haya dado suficiente luz y evidencia a cada alma. Algunos tendrán menos luz que otros, pero cada uno será juzgado de acuerdo con la luz recibida.—Manuscrito 77, 1899. {EUD 184.4}

Se nos ha dado gran luz respecto a la ley de Dios. Esta ley es la norma del carácter. Ahora se le requiere al hombre que se conforme a ella, y por ella será juzgado en el gran día final. En aquel día los hombres serán tratados de acuerdo con la luz que han recibido.—The Review and Herald, 1 de enero de 1901. {EUD 184.5}

Aquellos que han tenido gran luz y la han menospreciado, están en una situación peor que aquellos a quienes no se les han dado tantas ventajas. Se exaltan a ellos mismos, pero no al Señor. El castigo que se inflija a los seres humanos será en cada caso proporcional al deshonor que hayan acarreado a Dios.—Manuscript Releases 8:168 (1901). {EUD 185.1}

Cada cual tendrá la luz necesaria para tomar una resolución consciente.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 663 (1911). {EUD 185.2}

 

No hay excusa para la ceguera voluntaria

 

Nadie será condenado por no haber prestado atención a la luz y al conocimiento que nunca tuvo y que no pudo obtener. Pero muchos se niegan a obedecer la verdad que les es presentada por los embajadores de Cristo, porque desean amoldarse a las normas del mundo. La verdad que ha llegado hasta su entendimiento, la luz que ha brillado en el alma, los condenarán en el juicio.—Comentario Bíblico Adventista 5:1119 (1884). {EUD 185.3}

Los que tienen una oportunidad de oír la verdad, y sin embargo no se esfuerzan por oírla ni comprenderla, pensando que si no oyen no serán responsables, serán considerados culpables ante Dios lo mismo como si la hubieran oído y rechazado. No habrá excusa para los que elijan caminar en el error cuando podrían haber entendido lo que es la verdad. Jesús, en sus sufrimientos y muerte, ha hecho expiación para todos los pecados de ignorancia; pero no se ha preparado remedio para la ceguera voluntaria. {EUD 185.4}

No seremos considerados como responsables por la luz que no ha llegado a nuestra percepción, sino por la que hemos resistido y rechazado. Un hombre no puede posesionarse de la verdad que nunca se le ha presentado, y por lo tanto no podrá ser condenado por la luz que nunca tuvo.—Comentario Bíblico Adventista 5:1118 (1893). {EUD 185.5}

 

La importancia de la benevolencia práctica

 

Las decisiones del último día dependen de nuestra dadivosidad práctica. Cristo reconoce todo acto de beneficencia como hecho a él mismo.—Testimonios para los Ministros, 400 (1896). {EUD 185.6}

Cuando las naciones estén reunidas delante de él, habrá tan solo dos clases; y su destino eterno quedará determinado por lo que hayan hecho o dejado de hacer por él en la persona de los pobres y dolientes […]. {EUD 186.1}

Entre los paganos hay quienes adoran a Dios ignorantemente, quienes no han recibido jamás la luz por un instrumento humano, y sin embargo no perecerán. Aunque ignorantes de la ley escrita de Dios, oyeron su voz hablarles en la naturaleza e hicieron las cosas que la ley requería. Sus obras son evidencia de que el Espíritu de Dios tocó su corazón, y son reconocidos como hijos de Dios. {EUD 186.2}

¡Cuánto se sorprenderán y alegrarán los humildes de entre las naciones y entre los paganos, al oír de los labios del Salvador: “En cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos pequeñitos, a mí lo hicisteis”! ¡Cuán alegre se sentirá el corazón del Amor Infinito cuando sus seguidores le miren con sorpresa y gozo al oír sus palabras de aprobación!—El Deseado de Todas las Gentes, 592-593 (1898). {EUD 186.3}

 

Los motivos les dan carácter a las acciones

 

En el día del juicio, algunos invocarán esta buena acción y aquella otra como una razón por la cual debieran recibir consideración. Dirán: “Ayudé a jóvenes a establecerse en los negocios. Di dinero para fundar hospitales alivié las necesidades de las viudas y llevé a los pobres a mi hogar”. Sí, pero sus motivos estaban tan contaminado de egoísmo que la acción no era aceptable a la vista del Señor. En todo lo que hiciste, el yo figuró en forma prominente.—Manuscrito 53, 1906. {EUD 186.4}

Es el motivo lo que da carácter a nuestros actos, marcándolos con ignominia o con alto valor moral.—El Deseado de Todas las Gentes, 567 (1898).{EUD 186.5}

 

Qué es el sello de Dios

 

Tan pronto como el pueblo de Dios sea sellado en su frente—no se trata de un sello o marca que se pueda ver, sino un afianzamiento en la verdad, tanto intelectual como espiritualmente, de modo que los sellados son inconmovibles—, tan pronto como sea sellado y preparado para el zarandeo, este vendrá. Ciertamente ya ha comenzado.—Comentario Bíblico Adventista 4:1183 (1902). {EUD 186.6}

El sello del Dios viviente se coloca sobre aquellos que con plena conciencia guardan el día de reposo de Jehová.1—Comentario Bíblico Adventista 7:991 (1897). {EUD 187.1}

Los que quieran tener el sello de Dios en sus frentes deben guardar el día de reposo del cuarto mandamiento.—Comentario Bíblico Adventista 7:981 (1899). {EUD 187.2}

La verdadera observancia del día de reposo es la señal de lealtad a Dios.—Comentario Bíblico Adventista 7:992 (1899). {EUD 187.3}

De los Diez Mandamientos, solo el cuarto contiene el sello del gran Legislador, el Creador de los cielos y la tierra.—Testimonies for the Church 6:350 (1900). {EUD 187.4}

La observancia del monumento conmemorativo del Señor, el día de reposo instituido en el Edén, el día de reposo del séptimo día, es la prueba de nuestra lealtad a Dios.—Carta 94, 1900. {EUD 187.5}

Se pone una señal sobre cada uno de los hijos de Dios tan ciertamente como fue colocada una marca sobre las puertas de los hogares de los hebreos para librar a ese pueblo de la ruina general. Dios declara: “Les di también mis días de reposo, para que fuesen por señal entre mí y ellos, para que supiesen que yo soy Jehová que los santifico”. Ezequiel 20:12.—Comentario Bíblico Adventista 7:980 (1900). {EUD 187.6}

 

Semejante a Cristo en carácter

 

El sello del Dios viviente solo será colocado sobre los que son semejantes a Cristo en carácter.—Comentario Bíblico Adventista 7:981 (1895). {EUD 187.7}

Los que reciban el sello del Dios vivo y sean protegidos en el tiempo de angustia, deben reflejar plenamente la imagen de Jesús.—Primeros Escritos, 71 (1851). {EUD 187.8}

El sello de Dios no será nunca puesto en la frente de un hombre o una mujer que sean impuros. Nunca será puesto sobre la frente de seres humanos ambiciosos y amadores del mundo. Nunca será puesto sobre la frente de hombres y mujeres de corazón falso o engañoso. Todos los que reciban el sello deberán estar sin mancha delante de Dios y ser candidatos para el cielo.—Joyas de los Testimonios 2:71 (1882). {EUD 187.9}

El amor se expresa en la obediencia, y el amor perfecto echa fuera el temor. Los que aman a Dios, tienen el sello de Dios en la frente, y obran las obras de Dios.—Hijos e Hijas de Dios, 53 (1894). {EUD 188.1}

Los que venzan el mundo, la carne y el diablo, serán los favorecidos que recibirán el sello del Dios vivo.—Testimonios para los Ministros, 445 (1886).{EUD 188.2}

¿Estamos luchando con todas las facultades que Dios nos dio para alcanzar la medida de la estatura de hombres y mujeres en Cristo? ¿Estamos procurando su plenitud, conquistando una altura cada vez mayor, en procura de la perfección de su carácter? Cuando los siervos de Dios alcancen este punto, serán sellados en sus frentes. El ángel registrador declarará: “Consumado es”. Serán completos en él los que le pertenezcan por creación y por redención.—Mensajes Selectos 3:488 (1899). {EUD 188.3}

 

Estamos ahora en el tiempo del sellamiento

 

Vi que la prueba actual acerca del sábado no podía producirse antes que terminase la mediación de Cristo en el lugar santo y él hubiese pasado al interior del segundo velo. Por lo tanto, los cristianos que durmieron antes que se abriese la puerta de acceso al santísimo cuando terminó el clamor de medianoche, el séptimo mes, en 1844, sin haber guardado el verdadero día de reposo, descansan ahora en esperanza; porque no tuvieron la luz ni la prueba acerca del sábado que tenemos ahora desde que la puerta se abrió. Vi que Satanás estaba tentando acerca de este punto a algunos de los hijos de Dios. Debido a que tantos buenos cristianos se durmieron en los triunfos de la fe sin haber guardado el verdadero día de reposo, dudaban de que este fuese una prueba para nosotros ahora […]. {EUD 188.4}

En este tiempo de sellamiento Satanás está valiéndose de todo artificio para desviar de la verdad presente el pensamiento del pueblo de Dios y para hacerlo vacilar.—Primeros Escritos, 42-43 (1851). {EUD 188.5}

Vi que ella [la Sra. Hastings] estaba sellada, que se levantaría y se pondría en pie sobre la tierra, y estaría con los ciento cuarenta y cuatro mil. Vi que no necesitábamos afligirnos por ella; descansaría durante el tiempo de angustia.—Mensajes Selectos 2:301 (1850). {EUD 189.1}

Viven en nuestra tierra quienes han pasado de los noventa años de edad. En su debilidad se ve el resultado natural de la vejez; pero creen en Dios, y Dios los ama. El sello de Dios está sobre ellos, y estarán en el número de quienes ha dicho el Señor: “Bienaventurados […] los muertos que mueren en el Señor”.—Comentario Bíblico Adventista 7:993 (1899). {EUD 189.2}

 

¡Ojalá que el sello de Dios sea colocado sobre nosotros!

 

Todo el que es hijo de Dios recibirá dentro de poco el sello divino. ¡Ojalá sea colocado sobre nuestras frentes! ¿Quién puede soportar el pensamiento de ser pasado por alto cuando el ángel vaya sellando a los siervos de Dios en sus frentes?—Comentario Bíblico Adventista 7:981 (1889). {EUD 189.3}

Si los que creen en la verdad no son sostenidos por su fe en estos días comparativamente apacibles, ¿qué los sostendrá cuando venga la gran prueba y sea promulgado el decreto contra aquellos que no quieran adorar la imagen de la bestia ni recibir su marca en su frente o en su mano? Ese tiempo solemne no está lejos. En vez de volverse débiles e irresolutos, los hijos de Dios deben cobrar fuerzas y valor para el tiempo de la tribulación.—Joyas de los Testimonios 1:501 (1876). {EUD 189.4}

 

Qué es la marca de la bestia

 

Juan fue llamado a contemplar a un pueblo distinto de los que adoran a la bestia o a su imagen al guardar el primer día de la semana. La observancia de este día es la marca de la bestia.—Testimonios para los Ministros, 133 (1898). {EUD 189.5}

La marca de la bestia es el día de descanso papal.—El Evangelismo, 174 (1899). {EUD 189.6}

Cuando llegue la prueba se manifestará claramente qué es la marca de la bestia: es la observancia del domingo.—Comentario Bíblico Adventista 7:991 (1900). {EUD 189.7}

La señal o sello de Dios se revela en la observancia del séptimo día, monumento recordativo de la creación por el Señor […]. La marca de la bestia es lo opuesto a esto: la observancia del primer día de la semana.—Joyas de los Testimonios 3:232 (1904). {EUD 190.1}

“Y hacía que a todos, pequeños y grandes […] se les pusiese una marca en la mano derecha, o en la frente”. Apocalipsis 13:16. Los hombres no solo no deben trabajar con sus manos en domingo, sino que con sus mentes deben reconocer al domingo como el día de reposo.—Testimonio especial a la Iglesia de Battle Creek (Ph 86) 6-7 (1897). {EUD 190.2}

 

Cuándo se recibe la marca de la bestia

 

Nadie hasta ahora ha recibido la marca de la bestia.—El Evangelismo, 174 (1899). {EUD 190.3}

La observancia del domingo no es aún la marca de la bestia, y no lo será sino hasta que se promulgue el decreto que obligue a los hombres a santificar este falso día de reposo. Llegará el tiempo cuando este día será la prueba; pero aún no ha venido.—Comentario Bíblico Adventista 7:988 (1899). {EUD 190.4}

Dios ha dado a los hombres el sábado como una señal entre él y ellos, como una prueba de su lealtad. Aquellos que, después de recibir la luz concerniente a la ley de Dios continúen desobedeciendo y exaltando las leyes humanas por encima de la ley de Dios, en la gran crisis que está delante de nosotros, recibirán la marca de la bestia.—El Evangelismo, 175 (1900). {EUD 190.5}

El sábado será la gran piedra de toque de la lealtad, pues es el punto especialmente controvertido. Cuando esta piedra de toque les sea aplicada finalmente a los hombres, entonces se trazará la línea de demarcación entre los que sirven a Dios y los que no le sirven. {EUD 190.6}

Mientras la observancia del falso día de reposo (domingo), en acatamiento a la ley del Estado y en oposición al cuarto mandamiento, será una declaración de obediencia a un poder que está en oposición a Dios, la observancia del verdadero día de reposo (sábado), en obediencia a la ley de Dios, será señal evidente de la lealtad al Creador. Mientras que una clase de personas, al aceptar el signo de la sumisión a los poderes del mundo, recibe la marca de la bestia, la otra, por haber escogido el signo de obediencia a la autoridad divina, recibirá el sello de Dios.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 663 (1911). {EUD 190.7}

 

La prueba consiste en la imposición de la observancia del domingo

 

Nadie es condenado hasta que haya tenido la luz y haya visto la obligación del cuarto mandamiento. Pero cuando se ponga en vigencia el decreto que ordena falsificar el sábado, y el fuerte clamor del tercer ángel amoneste a los hombres contra la adoración de la bestia y su imagen, se trazará claramente la línea entre lo falso y lo verdadero. Entonces los que continúen aún en transgresión recibirán la marca de la bestia.—El Evangelismo, 174 (1899). {EUD 191.1}

Cuando la observancia del domingo sea impuesta por la ley, y el mundo sea ilustrado respecto a la obligación del verdadero día de descanso, entonces el que transgrediere el mandamiento de Dios para obedecer un precepto que no tiene mayor autoridad que la de Roma, honrará con ello al papado por encima de Dios. Rendirá homenaje a Roma y al poder que impone la institución establecida por Roma. Adorará la bestia y su imagen. {EUD 191.2}

Cuando los hombres rechacen entonces la institución que Dios declaró ser el signo de su autoridad, y honren en su lugar lo que Roma escogió como signo de su supremacía, ellos aceptarán de hecho el signo de la sumisión a Roma, “la marca de la bestia”. Y solo cuando la cuestión haya sido expuesta así a las claras ante los hombres, y ellos hayan sido llamados a escoger entre los mandamientos de Dios y los mandamientos de los hombres, será cuando los que perseveren en la transgresión recibirán “la marca de la bestia”.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 502-503 (1911). {EUD 191.3}

Comentarios

Comentarios

También podría gustarte Más del autor

Deja un comentario