El último mensaje de misericordia

52

Solo existe un mensaje.

En Apocalipsis 14 encontramos el mensaje de los tres Ángeles, este mensaje es el que madura al mundo en dos cosechas (mies y uvas), la mies son los salvos y las uvas son los impíos (ver 14-20). En este mensaje están contenidas todas las doctrinas del pueblo Adventista del Septimo Día. Sin este mensaje no tuviera sentido la existencia de la Iglesia Adventista. Este mensaje es el que nos diferencia de las demás iglesias protestantes, no predicar este mensaje seria como negarlo. Lastimosamente muchos desconocen este mensaje y otros rehuyen predicarlo.

Es lamentable ver ahora en muchos de nuestros púlpitos predicando fábulas y sermones de pastores protestantes. Mientras el mundo perece en ignorancia de la ley de Dios. Esto me da mucha tristeza.

Satanas odia este mensaje, porque desenmascara al catolicismo y el protestantismo apóstata.

“En el capítulo 14 de Apocalipsis, el primer ángel es seguido de otro que dice: “¡Caída, caída es la gran Babilonia, la cual ha hecho que todas las naciones beban del vino de la ira de su fornicación!” (Apocalipsis 14: 8, V.M.) La palabra “Babilonia” deriva de “Babel” y significa confusión. Se emplea en las Santas Escrituras para designar las varias formas de religiones falsas y apóstatas. En el capítulo 17 del Apocalipsis, Babilonia está simbolizada por una mujer, – figura que se emplea en la Biblia para representar una iglesia, siendo una mujer virtuosa símbolo de una iglesia pura, y una mujer vil, de una iglesia apóstata.” CS 431.

Son nuestro estandarte. Estandarte significa que estos mensajes son nuestra bandera distintiva.

Dios ha llamado a su iglesia en este tiempo, como llamó al antiguo Israel, para que se destaque como luz en la tierra. Por la poderosa hacha de la verdad—los mensajes de los ángeles primero, segundo y tercero—, la ha separado de las iglesias y del mundo para colocarla en sagrada proximidad a sí mismo. La ha hecho depositaria de su ley, y le ha confiado las grandes verdades de la profecía para este tiempo. Como los santos oráculos confiados al antiguo Israel, son un sagrado cometido que ha de ser comunicado al mundo. Los tres ángeles de (Apocalipsis 14) representan a aquellos que aceptan la luz de los mensajes de Dios, y salen como agentes suyos para pregonar las amonestaciones por toda la anchura y longitud de la tierra. Cristo declara a los que le siguen: “Sois la luz del mundo”. Mateo 5:14. A toda alma que acepta a Jesús, la cruz del Calvario dice: “He aquí el valor de un alma. ‘Id por todo el mundo; predicad el evangelio a toda criatura’”. Marcos 16:15. No se ha de permitir que nada estorbe esta obra. Es una obra de suma importancia para este tiempo; y ha de ser tan abarcante como la eternidad. El amor que Jesús manifestó por las almas de los hombres en el sacrificio que hizo por su redención, impulsará a todos los que le sigan. [4] – {CPI 104.1}

La proclamación de los mensajes del primero, del segundo y del tercer ángel ha sido establecida por la Palabra inspirada. No debe alterarse ni la parte más mínima. Ninguna autoridad humana tiene más derecho de cambiar la ubicación de estos mensajes que la que posee para sustituir el Antiguo Testamento por el Nuevo. El Antiguo Testamento es el Evangelio expresado en figuras y símbolos. El Nuevo Testamento es la realidad. El uno es tan esencial como el otro. El Antiguo Testamento presenta lecciones provenientes de los labios de Cristo, y esas lecciones no han perdido su fuerza en ningún detalle. – {2MS 120.1}

Hecho por Rafael Diaz

Comentarios

Comentarios

También podría gustarte Más del autor

Deja un comentario