EVANGELIO ES LA LEY DESARROLLADA

7

1) Engendramiento y vida de Jesús a la luz de los Requerimientos de la Ley de Dios

 |——— 33 años de Vida ———–|

Engendramiento Sin pecado de Jesús  Le. 1:35. SER SANTO

AL FINAL de su vida  No hizo Pecado 1P.2.22

1) OBEDIENCIA PERFECTA V PERPETUA DE CRISTO A LA LEY DE DIOS. Sal. 40:8; Mt. 5:17; Jn 8:29; 15:10;16:33; Fil. 2:8; He. 10: 5-7. Jesús como HOMBRE obedeció perfectamente la Ley de Dios.

2) CARÁCTER PERFECTO DE CRISTO 1 P. 2:22 sp; Jn. 14:6-11; He 7:26 Jesús como hombre desarrolló un carácter perfecto mediante las aflicciones He. 2:10.

3) VIDA JUSTA 1P. 2:23; Le. 23:41; Mt. 27:19; He 7:26; Jn. 2:1. Jesús como HOMBRE vivió una vida justa y la noche que iba a ser entregado dijo: YO HE VENCIDO. Jn. 16: 33. Cristo con su engendramiento y su vida de 33 años en esta tierra ha satisfecho todos los requerimientos que la ley de Dios le demanda al hombre caído para que sea ACEPTADO o JUSTIFICADO.

4) NATURALEZA SIN PECADO
Le. 1:35; Jn 8:46; 1P. 1:18-19; 2:22 sp. He. 4:15; 7:26

Cristo fue engendrado SIN PECADO, no poseía la misma deslealtad pecaminosa, corrupta y caida que nosotros poseemos, pues entonces no podría haber sido una ofrenda perfecta, y la ESCRITURA al relatar el fin de su vida dice “NO HIZO PECADO”.
El engendramiento y vida de Cristo ha provisto uno de los MEDIOS para entrar al Santuario que es la OFRENDA o CARNE o PAN o JUSTICIA PERFECTA y PERPETUA. Esta vida es TODA SUFICIENTE para estar de pie ante Dios.
Esta JUSTICIA ES TODA SUFICIENTE Y COMPLETA para que seamos ACEPTADOS, si Cristo la PRESENTA por nosotros ante Dios en el Santuario Celestial

1) MUERTE DE JESUCRISTO

A la luz de la ley de Dios. El Hijo de Dios en la eternidad había celebrado un PACTO ETERNO con su PADRE, y en ese Pacto el Hijo de Dios se hizo GARANTE o FIADOR de la raza humana, caso que ella caiga Ro. 16:25; He. 13:20. Y cuando llegó el cumplimiento del tiempo el Hijo de Dios revistió su divinidad con humanidad, para que gustase la muerte por todos. He. 2:9. Y la noche del 14 de Abib del año 31 d.C.
CRISTO como GARANTE de la raza humana tomó la DECISIÓN de pagar nuestra DEUDA Le. 22:39-46 ¿Cómo pagó nuestra deuda? Siendo nuestro SUSTITUTO.
CRISTO como Sustituto del hombre caído PAGÓ la deuda del hombre al dar su vida en RESCATE. 1 Ti: 2:6, EL INOCENTE fue
CONTADO como si fuera culpable. Is. 53:6,5; 1P 1:18-19; 2 Co. 5:21 P-P-
Sobre Jesús como SUSTITUTO y GARANTE nuestro fue puesta la iniquidad de todos nosotros. Fue contado como transgresor, La culpabilidad de Adán y de cada descendiente de Adán abrumó su corazón y la IRA DE DIOS se descargó sobre ÉL.

La Ley de Dios demanda que el pecador muera rechazado de Dios, y Cristo en la Cruz murió rechazado de Dios por eso El exclamó “DIOS MIO, DIOS MIO, porque me has desamparado” Mt. 27:46 y Cristo MURIÓ, y ASÍ EL EFECTUÓ la purificación de nuestros pecados por medio de si mismo. He. 1:3. AL MORIR Cristo DERRAMO SANGRE, sangre que es el otro MEDIO para entrar al Santuario Celestial. La Sangre es el SACRIFICIO, O VINO O LIBACIÓN. Con su MUERTE Jesús ha satisfecho las demandas de una ley violada. Su SANGRE nos OTORGA, el perdón de nuestros pecados, si Cristo lo PRESENTA por nosotros ante Dios en el Santuario Celestial.

En el santuario terrenal cuando el pecador llevaba su cordero, becerro, etc. como sacrificio por el pecado, esta víctima primeramente debía ser examinada, pues Dios había ordenado que sólo lo que era “sin defecto”, “sin mancha” debía ser aceptado para ser sacrificado. Ex. 12:5; Lv. 1:3; 22:18-24. Si el animal presentaba en la hora de ser examinado algún defecto era rechazado, pues éste animalito era un SÍMBOLO de lo porvenir, que es CRISTO. Este examen o juicio se hacía antes que el pecador pueda poner sus manos sobre la cabeza de la víctima y confiese sus pecados, cuando el animal pasaba el juicio era aceptado, entonces el pecador colocaba sus manos sobre la cabeza de la víctima inocente, confesaba sus pecados, luego lo sacrificaba. Lv. 4:22-24,27-29. Así también Nuestro Señor Jesucristo el 14 de Abib del año 31 de nuestra era, antes de presentarse como sacrificio fue sometido a un examen o juicio para ver si El llenaba o no las demandas de la Ley de Dios para ser aceptado como una ofrenda perfecta, y para ver si podía presentarse como sacrificio por el pecado.
El 14 de Abib del año 31 D.C. la VIDA de nuestro Señor Jesucristo fue examinada por Poncio Pilato y Herodes que eran representantes de la Roma Imperial y lo encontraron Justo. Pilato dijo: “A los principales sacerdotes, y a la gente: NINGÚN DELITO HALLO EN ESTE HOMBRE” Le. 23:4. Y el apóstol Pablo al hacer referencia a este juicio escribe lo siguiente:
“Te mando delante de Dios que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que DIO TESTIMONIO DE LA BUENA PROFESIÓN delante de Poncio Pilato” 1Ti. 6:13. Cristo fue declarado JUSTO en si mismo por un juez pagano, pero entonces, ¿Por qué murió Cristo?.
Como hemos visto que en el ritual simbólico, el pecador sólo podía poner sus manos sobre la cabeza de la víctima inocente después de un rígido examen y luego confesaba sus pecados sobre la víctima, y el inocente era contado como si fuera culpable. Así también Cristo que era INOCENTE SIN CULPA, la noche del 14 de Abib del año 31 como GARANTE nuestro había tomado la DECISIÓN DE Ocupar el lugar del HOMBRE CAÍDO, de ser el Sustituto, ser tratado como merece el culpable. Le. 22:39-45. Cristo fue sentenciado a muerte y ejecutado en la cruz y con su último aliento dijo: “Consumado es” Le. 23:33; Jn. 19:30. Antes que empiece el Santo Sábado Cristo fue sepultado en la tumba de José de Anmatea. Le. 23:50-56.

RESURRECCIÓN DE CRISTO.
En el pacto antiguo el pecador no estaba autorizado a entrar en el santuario los únicos que podían entrar al santuario eran el sacerdote y sumo sacerdote, y sólo ellos podían recoger la sangre y PRESENTARLO ante Dios y la Ley Nm. 3:10; 18:7.
Así también en el Nuevo Pacto el pecador en persona no puede entrar al Santuario Celestial y menos coger la sangre de Cristo. Entonces: ¿Qué necesitamos ahora que los MEDIOS ya han sido provistos? He. 4:14; 1TL: 2:5.
Nuestra necesidad es la de un MEDIADOR, un Sacerdote y un Sumo Sacerdote que entre por nosotros al Santuario Celestial y PRESENTE la justicia para que podamos ser aceptados y la sangre para que se nos otorgue el perdón.
Cristo resucitó para ser nuestro fiel Sacerdote y Sumo Sacerdote ; He. 2:17; y Pablo dice que Cristo resucitó para nuestra justificación Ro. 4:25; entonces Cristo en virtud de su MUERTE y de su RESURRECCIÓN pasó a ser MINISTRO del Santuario Celestial.
La resurrección de Cristo en el ritual simbólico estaba prefigurado por la primicia de las gavillas Lv. 23:9-14. Esta primicia de las gavillas debía ser mecida ante Dios no en cualquier FECHA Y MES; sino en la fecha y mes indicado por Dios mismo, el 16 de Abib, es decir al siguiente día del primer día del sábado ceremonial. Lv. 23:11. Entonces durante más de mil años los israelitas anunciaron simbólicamente la resurrección de Cristo en una fecha y mes específico, no en un día de la semana. La fecha indicada por el ritual simbólico podía caer en cualquier día de la semana. En el año 31 d.C. el símbolo se encontró con la realidad que prefiguraba porque Cristo RESUCITÓ precisamente el 16 de Abib, fecha en que la primicia de las gavillas debía ser agitada ante Dios, el Apóstol Pablo haciendo referencia a ésto nos dice “mas ahora Cristo ha RESUCITADO de los muertos, PRIMICIA de los que durmieron es hecho”. 1Co. 15:20.
Así como la gavilla debía ser agitada ante Dios, así también en la mañana de la Resurrección para dar cumplimiento a lo que el ritual indicaba Cristo ascendió al cielo como leemos en las palabras de Cristo mismo. Jn. 20:17; al dirigirse a María Magdalena Jesús le dijo: “no me toques porque aún no he subido a mi Padre; más ve a mis hermanos y diles: SUBO a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios”. El 16 de Abib después de que Cristo resucitó ASCENDIÓ al cielo a PRESENTARSE ante Dios el Padre, para tener la seguridad de que SU VIDA Y SU SACRIFICIO era aceptado por el Padre. Cristo en el Cielo escuchó de labios del su Padre de que su vida y la expiación que había hecho por los pecados de los hombres era amplia y TODA SUFICIENTE, después de oír la APROBACIÓN de su Padre, el Padre LE ENVIÓ nuevamente a ésta tierra, evidencia de esto leemos en Jn. 20:21 “Entonces Jesús les dijo otra vez: Paz a vosotros. COMO ME ENVIÓ EL PADRE, así también yo os envío”
Una vez que el símbolo se encontró con la realidad que prefiguraba, los cristianos hemos sido liberados del deber de observar ésta fecha, porque Cristo RESUCITÓ una vez y para siempre. El es NUESTRA GAVILLA agitada, Cristo como nuestra gavilla está en el Santuario Celestial, delante de su Padre, PRESENTÁNDOSE por nosotros ante Dios. Y en la Palabra de Dios no encontramos ninguna orden de parte de Dios que ese día deba ser conmemorado, en un día de la semana.

CONCLUSIÓN.-
El Evangelio ha PROVISTO para todo ser humano sin acepción de personas.
1. La OFRENDA o PAN o CARNE o VIDA o JUSTICIA PERFECTA y PERPETUA a la Ley de Dios.
2. SACRIFICIO o SANGRE o VINO
3. UN SUMO SACERDOTE.

Comentarios

Comentarios

También podría gustarte Más del autor

Deja un comentario