LA CRÍTICA, LOS CONFLICTOS Y EL CRISTIANO GENUINO – 1 ENTREGA.

14

Cuando tengo dolor de cabeza no tomo medicina para la tos, ni para el dolor de estomago, ¿qué tomo? Algo que me alivie el dolor de cabeza. 

El mismo principio siempre lo aplico en mi vida espiritual. Me sumerjo en la profundidad de la palabra de Dios buscando la medicina que alivie mis tensiones espirituales.

Proverbios 4:20 Hijo mío, pon atención a mis palabras; inclina tu oído a mis dichos. 21 No se aparten de tus ojos; guárdalos en medio de tu corazón. 22 Porque ellos son vida a los que los hallan, y medicina para todo su cuerpo.

En medio de un tremendo torbellino de conflictos desatados al presentar el evangelio, cuando me siento atacado o perseguido por levantar la palabra de Dios y su santa verdad, acudo al Maestro (Jesús) para que el me enseñe cual es el camino a seguir…

Mateo 11:28 “Venid a mí, todos los que estáis fatigados y cargados, y yo os haré descansar.”

Comparto contigo 7 preguntas que me he hecho y algunas citas que me han ayudado a madurar increíblemente en mi vida espiritual, todas extraídas del libro de la Sra. Elena de White “El Discurso Maestro de Jesucristo”.

Dios te bendiga.

Oliver Coronado.

1. ¿Qué es sentir Paz?

Respuesta: “Cuando recibimos a Cristo como huésped permanente en el alma, la paz de Dios que sobrepuja a todo entendimiento guardará nuestro espíritu y nuestro corazón por medio de Cristo Jesús. La vida terrenal del Salvador, aunque transcurrió en medio de conflictos, era una vida de paz. Aun cuando lo acosaban constantemente enemigos airados, dijo: “El que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada”. Ninguna tempestad de la ira humana o satánica podía perturbar la calma de esta comunión perfecta con Dios. Y él nos dice: “La paz os dejo, mi paz os doy”. “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso”.19 Llevad conmigo el yugo de servicio para gloria de Dios y elevación de la humanidad, y veréis que es fácil el yugo y ligera la carga.” [Discurso Maestro de Jesucristo Pág. 18-3]

2. ¿Por qué siento mortificación cuando me ofenden?

Respuesta: “Es el amor a uno mismo lo que destruye nuestra paz. Mientras viva el yo, estaremos siempre dispuestos a protegerlo contra los insultos y la mortificación; pero cuando hayamos muerto al yo y nuestra vida esté escondida con Cristo en Dios, no tomaremos a pecho los desdenes y desaires. Seremos sordos a los vituperios y ciegos al escarnio y al ultraje. “El amor es sufrido y benigno; él amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no se ensoberbece, no se porta indecorosamente, no busca lo suyo propio, no se irrita, no hace caso de un agravio; no se regocija en la injusticia, más se regocija con la verdad: todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca se acaba” [Discurso Maestro de Jesucristo Pág. 19-1]

3. ¿Es mejor el sufrimiento o la venganza?

Respuesta: “Mucho mejor sería para nosotros sufrir bajo una falsa acusación que infligirnos la tortura de vengarnos de nuestros enemigos. El espíritu de odio y venganza tuvo su origen en Satanás, y sólo puede reportar mal a quien lo abrigue. La humildad del corazón, esa mansedumbre resultante de vivir en Cristo, es el verdadero secreto de la bendición. “Hermoseará a los humildes con la salvación”. [Discurso Maestro de Jesucristo Pág. 19-4]

4. ¿A que nos exponemos como cristianos sinceros?

Respuesta: “Nadie, entre los hombres, fue calumniado más cruelmente que el Hijo del hombre. Se lo ridiculizó y escarneció a causa de su obediencia inalterable a los principios de la santa ley de Dios. Lo odiaron sin razón. Sin embargo, se mantuvo sereno delante de sus enemigos, declaró que el oprobio es parte de la heredad del cristiano y aconsejó a sus seguidores que no temiesen las flechas de la malicia ni desfalleciesen bajo la persecución. [Discurso Maestro de Jesucristo Pág. 30-3]

5. ¡El problema es que me han calumniado hermano Oliver! ¿Qué hago?

Respuesta: “Aunque la calumnia puede ennegrecer el nombre, no puede manchar el carácter. Este es guardado por Dios. Mientras no consintamos en pecar, no hay poder humano o satánico que pueda dejar una mancha en el alma. El hombre cuyo corazón se apoya en Dios es, en la hora de las pruebas más aflictivas y en las circunstancias más desalentadoras, exactamente el mismo que cuando se veía en la prosperidad, cuando parecía gozar de la luz y el favor de Dios. Sus palabras, sus motivos, sus hechos, pueden ser desfigurados y falseados, pero no le importa; para él están en juego otros intereses de mayor importancia. Como Moisés, se sostiene “como viendo al Invisible”, no mirando “las cosas que se ven, sino las que no se ven”.
[Discurso Maestro de Jesucristo Pág. 31-3]

6. ¿Los tiempos y métodos de Dios han cambiado?

Respuesta: “En todo tiempo los mensajeros elegidos de Dios fueron víctimas de insultos y persecución; no obstante, el conocimiento de Dios se difundió por medio de sus aflicciones. Cada discípulo de Cristo debe ocupar un lugar en las filas para adelantar la misma obra, sabiendo que todo cuanto hagan los enemigos redundará en favor de la verdad. El propósito de Dios es que la verdad se ponga al frente para que llegue a ser tema de examen y discusión, a pesar del desprecio que se le haga. Tiene que agitarse el espíritu del pueblo; todo conflicto, todo vituperio, todo esfuerzo por limitar la libertad de conciencia son instrumentos de Dios para despertar las mentes que de otra manera dormirían. [Discurso Maestro de Jesucristo Pág. 31-4]

7. ¿Puede haber alegría en medio de las dificultades?

Respuesta: “La alegría llenaba los corazones de Pablo y Silas cuando oraban y entonaban alabanzas a Dios a medianoche en el calabozo de Filipos. Cristo estaba con ellos allí y la luz de su presencia disipaba la oscuridad con la gloria de los atrios celestiales. Desde Roma, Pablo escribió sin pensar en sus cadenas al ver cómo se difundía el Evangelio: “En esto me gozo, y me gozaré aún”. Las mismas palabras de Cristo en el monte, resuenan en el mensaje de Pablo a la iglesia en sus persecusiones: “Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos!”
[Discurso Maestro de Jesucristo Pág. 33-1]

“No es fácil ser un seguidor genuino de Jesús.”

Aquí la fórmula que no falla: Filipenses 4:13

Este libro es tremendo, dedica tiempo y léelo en oración.

(Tomado del FB – Oliver Coronado)

Comentarios

Comentarios

También podría gustarte Más del autor

Deja un comentario