La iglesia militante | La Iglesia Remanente

11

La iglesia militante | La Iglesia Remanente

Parece que algunas personas piensan que al entrar en la iglesia se cumplirán sus expectativas, y hallarán solamente personas puras y perfectas. Son celosas en su fe, y cuando ven faltas en los miembros de la iglesia, dicen: “Abandonamos el mundo para no relacionarnos con personas malas, pero el mal también se encuentra aquí”; y preguntan, como los siervos de la parábola: “¿De dónde, pues, tiene cizaña?” Pero no necesitamos desilusionarnos de esta manera, pues el Señor no nos autoriza a llegar a la conclusión de que la iglesia es perfecta; y todo nuestro celo no nos dará el éxito necesario, para lograr que la iglesia militante sea tan pura como la iglesía triunfante. El Señor nos prohíbe proceder de manera violenta contra los que pensamos que yerran, y no hemos de dispensar excomuniones y denuncias contra los que son defectuosos. {IR 67.1}

El hombre finito está propenso a juzgar mal el carácter, pero Dios no confía la obra de juzgar y dictar sentencia sobre el carácter de los demás, a los que no están capacitados para hacerlo. No nos corresponde decir qué es trigo y qué es cizaña. El momento de la siega determinará plenamente, el carácter de las dos clases enunciadas por los símbolos de la cizaña y el trigo. La obra de separación ha sido confiada a los ángeles de Dios; no ha sido puesta en manos de hombre alguno.{IR 68.1}

Las falsas doctrinas constituyen una de las influencias satánicas que actúan en la iglesia, e introducen en ella a los de corazón inconverso. Los hombres no obedecen las palabras de Jesucristo para buscar unidad de fe, espíritu y doctrina. No trabajan por la unidad del Espíritu por la cual oró Jesús, la cual influiría a fin de que el testimonio de los discípulos de Cristo fuera eficaz para convencer al mundo de que Dios ha enviado a su Hijo a esta tierra, “para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Si la unidad por la cual Cristo oró existiera entre los hijos de Dios, éstos darían un testimonio viviente y reflejarían una luz clara que brillaría en medio de las tinieblas morales del mundo. {IR 68.2}

 

A Satanás se le permite tentar

 

En lugar de la unidad que debe existir entre los creyentes, hay desunión, porque se le permite a Satanás que entre, y por medio de especiosos engaños y errores, él induce a los que no están aprendiendo de Cristo, a ser mansos y humildes de corazón; a seguir una trayectoria diferente de la que sigue la iglesia, y a quebrantar, si es posible, su unidad. Se levantan hombres que hablan cosas perversas para llevar discípulos tras sí. Pretenden que Dios les ha dado gran luz; pero ¿cómo actúan ellos bajo su influencia? ¿Siguen la conducta de los dos discípulos en su camino a Emaús? Cuando ellos recibieron la luz, volvieron a encontrarse con los que Dios había guiado y seguía guiando, y les contaron que habían visto a Jesús y habían hablado con él.{IR 69.1}

¿Han seguido esta conducta los hombres que pretendieron tener luz concerniente a la iglesia? ¿Han ido a quienes Dios ha escogido, para presentar un testimonio vivo, y les han dado evidencia de que esta luz los calificaría mejor a fin de preparar a un pueblo para subsistir en el gran día de Dios? ¿Han buscado el consejo de los que han llevado y siguen llevando la verdad, y que están dando al mundo el último mensaje de amonestación? ¿Han buscado el consejo de los que han tenido una profunda experiencia en las cosas de Dios? ¿Por qué estos hombres, tan llenos de celo por la causa, no estaban presentes en el Congreso de la Asociación General realizado en Battle Creek, como lo estuvieron los hombres devotos en Jerusalén, en ocasión del derramamiento del Espíritu Santo? {IR 69.2}

En el gran centro de la obra, los hombres abrieron sus tesoros de luz; y mientras el Señor estaba derramando su Espíritu sobre el pueblo, ¿recibieron estos hombres la unción celestial? Mientras la influencia profunda del Espíritu de Dios se manifestaba en el pueblo y las almas se convertían, y los corazones duros se quebrantaban, había quienes escuchaban las sugestiones de Satanás y eran inspirados por un celo procedente de abajo, para salir a proclamar que precisamente el pueblo que recibe el Espíritu Santo, que ha de recibir la lluvia tardía y la gloria que debe iluminar toda la tierra, es Babilonia. ¿Les dio el Señor un mensaje a estos mensajeros? No, porque no era un mensaje de verdad.{IR 70.1}

 

La iglesia, la luz del mundo

 

Aunque existen males en la iglesia, y los habrá hasta el fin del mundo, ésta ha de ser luz en estos postreros días, para un mundo contaminado y corrompido por el pecado. La iglesia, debilitada y deficiente, que necesita ser reprendida, amonestada y aconsejada, es el único objeto de esta tierra al cual Cristo concede su consideración suprema. El mundo es un laboratorio en el cual, por medio de la cooperación de los agentes humanos y divinos, Jesús está haciendo experimentos en los corazones humanos por medio de su gracia y divina misericordia. Los ángeles se asombran, al contemplar la transformación del carácter realizada en los que se entregan a Dios, y expresan su gozo en cantos de arrobada alabanza al Señor y al Cordero. Ven a los que son por naturaleza hijos de ira, convertirse y llegar a ser colaboradores con Cristo para traer almas a Dios. Ven a los que estaban en tienieblas, transformarse en luces que resplandecen en medio de la noche moral de esta generación perversa. Los ven preparados, por una experiencia que reproduce la de Cristo, para sufrir con su Señor, y más tarde, participar con él de su gloria en el cielo.{IR 71.1}

Dios tiene una iglesia en la tierra que está ensalzando la ley pisoteada, y que presenta al mundo al Cordero de Dios que quita los pecados de la humanidad. La iglesia es la depositaria de las riquezas de la gracia de Cristo, y por medio de ella, se manifestará finalmente la revelación final del amor de Dios al mundo que ha de ser iluminado por su gloria. La oración de Cristo, de que su iglesia fuese una, como él y el Padre son uno, será finalmente contestada. Será concedida una rica porción del Espíritu Santo, y mediante su constante provisión a los hijos de Dios, llegarán a ser testigos del poder de Dios para salvar. {IR 71.2}

En el mundo existe solamente una iglesia que esté actualmente en la brecha, reparando el muro, reedificando las ruinas; y cualquier hombre que llame la atención del mundo y de otras iglesias a esta iglesia, denunciándola como Babilonia, hace una obra que concuerda con la del acusador de los hermanos. ¿Es posible que se levanten entre nosotros hombres que hablen cosas perversas, que expresen los mismos sentimientos que Satanás quisiera ver diseminados en el mundo acerca de los que guardan los mandamientos de Dios y tienen la fe de Jesús? ¿No hay bastante trabajo que hacer para satisfacer vuestro celo en la obra de presentar la verdad a los que están en las tinieblas del error? Como personas designadas para administrar recursos y capacidades, habéis estado invirtiendo mal los bienes de nuestro Señor al diseminar el error. El mundo entero está lleno de odio contra los que proclaman que la ley de Dios está en vigencia, y la iglesia leal a Jehová debe sostener un conflicto nada común. “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”. Los que de alguna manera comprenden lo que significa esta guerra, no volverán sus armas contra la iglesia militante, sino que con todas sus facultades lucharán junto al pueblo de Dios contra la confederación del mal. {IR 72.1}

Los que se ponen a proclamar un mensaje bajo su propia responsabilidad individual; los que, mientras aseveran ser enseñados y conducidos por Dios, se dedican especialmente a derribar lo que el Señor ha estado edificando durante años, no están haciendo la voluntad del Altísimo. Sépase que estos hombres están de parte del gran engañador. No los creáis. Se están aliando con los enemigos de Dios y la verdad. Se burlarán de la ordenación al ministerio como si se tratara de un sistema de clericalismo. De los tales apartaos; no tengáis comunión con su mensaje, por mucho que citen los Testimoniosy traten de atrincherarse tras ellos. No los recibáis, porque Dios no les ha encomendado que hagan esta obra. El resultado de una obra tal será la incredulidad en los Testimonios, y en lo posible anularán la obra que he estado haciendo durante años. {IR 73.1}

He dedicado casi toda mi vida a esta obra, pero con frecuencia mi carga ha sido agravada por hombres que se levantaban a proclamar un mensaje que Dios no les había dado. Esta clase de malos obreros han elegido porciones de losTestimonios y las han puesto en el marco del error, a fin de que sus falsos testimonios ejercieran influencia. Cuando se pone de manifiesto que su mensaje es un error, entonces los Testimonios, puestos en compañía del error, comparten la misma condenación; y la gente del mundo, que no sabe que los Testimonios citados son extractos de cartas particulares usadas sin mi consentimiento, presentan estos asuntos como evidencia de que mi obra no es de Dios, ni de la verdad, sino una mentira. Los que desacreditan así la obra de Dios tendrán que responder ante el Señor por la obra que están haciendo.—The Review and Herald, 5 de septiembre de 1893; reimpreso en Testimonios para los Ministros, 47-52. {IR 74.1}

Comentarios

Comentarios

También podría gustarte Más del autor

Deja un comentario