La muerte de Cristo da vida

6

En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados. 1 Juan 4:10.

Satanás declaró en su sinagoga que ni una sola alma humana mantendría su lealtad a los mandamientos de Dios. Una sola que se salvara probaría que esta afirmación era falsa y demostraría la justicia del gobierno de Dios. Creados a imagen del Eterno, el hombre no debe ser abandonado para que Satanás lo dirija y destruya. Cristo vino a esta tierra y por medio de una vida de obediencia demostró que el hombre podía obedecer.

Anuló la culpa que gravitaba sobre el pecador. Con el fin de que éste pudiera presentarse ante Dios con su manto de justicia, él vistió el manto de dolor.

¿Quién puede sondear los sufrimientos de Cristo en el jardín del Getsemaní, en tanto sentía en toda su dimensión el peso del pecado del mundo? Tan agudamente pesó sobre El la pecaminosidad del pecado que por un momento la copa tembló en su mano y todo el cielo oyó el grito agonizante: “Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa”. Mateo 26:39. El Dios Omnipotente sufrió con su Hijo.

Detente ante la cruz de Cristo y aprende de ella cuál es el costo de la redención. Con corazón quebrantado la Víctima santa en la cruz del Calvario eleva sus ojos a Dios, y clama: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”. Mateo 27:46. Los ángeles del cielo se compadecieron de su amado comandante. Con gusto hubieran roto filas y acudido en su auxilio. Pero no era éste el plan de Dios. Nuestro Salvador pisó solo el lagar. No hubo nadie del pueblo con El.

El plan de redención fue trazado para poner la salvación al alcance de los pecadores.

Cristo llevó a cabo su propósito. Su muerte ha traído vida eterna a todos los que lo acepten como Salvador personal. Pero muchos, muchos de aquellos por cuya salvación El murió, se niegan a volver a ser leales a El. El mundo está rápidamente llegando a ser lo que fue antes del Diluvio. Del mundo de aquella época, leemos: “Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia. Y miró Dios la tierra, y he aquí que estaba corrompida; porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra. Génesis 6:11, 12…

Cristo declara: “Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre.

Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre”. Mateo 24:37-39.

Que los que han recibido gran luz no crucen sus brazos, y se conformen con no hacer nada.—Manuscrito 66, del 28 de julio de 1901, “Fragmentos: Obra en el Sur”.

Comentarios

Comentarios

También podría gustarte Más del autor

Deja un comentario