La puerta sigue abierta

4

Porque Jehová da la sabiduría, y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia. Proverbios 2:6.

En un mundo como el nuestro, donde la verdad y el error están tan entremezclados que es difícil distinguirlos, es peligroso dejar de buscar sabiduría de lo alto. Los que quieren prestar atención ahora mismo y volverse al Señor sin demora, ubicándose sobre el verdadero fundamento, recibirán perdón. Todo error está mezclado con algo de verdad y esta circunstancia contribuye a que los engaños de Satanás sean más difíciles de discernir. Pero cuando venga el tiempo de prueba se percibirá la diferencia que hay entre la justicia de los justos y la maldad de los malvados.

Todo error es pecado, y todo pecado tiene su origen en Satanás. Los procedimientos equivocados han enceguecido los ojos de hombres y mujeres y han anublado su facultad de percibir. Necesitamos ahora mismo mantenernos en guardia en todo sentido…

Los habitantes del mundo, bajo la conducción de Satanás, se están uniendo en atados listos para ser lanzados al fuego. No tenemos tiempo, ni siquiera un momento que perder. Los juicios de Dios ya están sobre la tierra, y los obstinados, los que no se quieren dejar convencer por las amonestaciones que Dios envía, serán unidos en atados listos para el fuego. Salgan los pastores y los miembros de la iglesia a trabajar en la viña. Encontrarán qué cosechar doquiera proclamen las olvidadas verdades de la Biblia. Se necesitan misioneros, hombres y mujeres. Encontrarán gente dispuesta a aceptar la verdad, dispuesta a ponerse al lado de su Maestro con el fin de ganar almas para Cristo…

Multitudes serán reunidas en el alfolí. Muchos de los que han conocido la verdad han corrompido su camino delante de Dios y se han apartado de la fe.

Las filas raleadas se llenarán con aquellos a quienes Cristo se refiere cuando dice que acuden a la hora undécima. Hay muchos con quienes el Espíritu de Dios todavía está luchando.

El momento de los juicios destructivos de Dios será la hora de la misericordia para los que no han tenido la oportunidad de aprender la verdad.

El Señor los contemplará con ternura. Su corazón misericordioso se sentirá conmovido; su brazo seguirá extendido para salvar, mientras se cierra la puerta para los que no quieren entrar. Serán admitidos en grandes cantidades los que en estos últimos días oigan acerca de la verdad por primera vez.—Carta 103, del 3 de junio de 1903, al pastor Jorge B. Starr y Sra., obreros de mucha experiencia relacionados con la Hna. White tanto en los Estados Unidos como en Australia.

www.RemanenteAdventista.com

Comentarios

Comentarios

También podría gustarte Más del autor

Deja un comentario