La salud y la religión | Joyas de los Testimonios 1

12

La salud y la religión | Joyas de los Testimonios 1


Hay personas de imaginación enfermiza para quienes la religión es un tirano, que las gobierna con vara de hierro. Las tales lamentan constantemente su propia depravación, y gimen por males supuestos. No existe amor en su corazón; su rostro es siempre ceñudo. Las deja heladas la risa inocente de la juventud o de cualquiera. Consideran como pecado toda recreación o diversión, y creen que la mente debe estar constantemente dominada por pensamientos austeros. Este es un extremo. Otros piensan que la mente debe dedicarse constantemente a inventar nuevas diversiones a fin de tener salud. Aprenden a depender de la excitación, y se sienten intranquilos sin ella. Los tales no son verdaderos cristianos. Van a otro extremo. {1JT 178.1}

Los verdaderos principos del cristianismo abren ante nosotros una fuente de felicidad, cuya altura, profundidad, longitud y anchura son inconmensurables. Cristo es en nosotros una fuente de agua que brota para vida eterna. Es un manantial inagotable del cual el cristiano puede beber a voluntad, sin apurarlo nunca. {1JT 178.2}

Lo que comunica a casi todos enfermedades del cuerpo y de la mente, son los sentimientos de descontento y los anhelos insatisfechos. No tienen a Dios, ni la esperanza que llega hasta dentro del velo, que es para el alma un ancla segura y firme. Todos los que poseen esta esperanza se purifican como él es puro. Los tales estarán libres de inquietudes y descontento; no estarán buscando males continuamente ni acongojándose por dificultades prestadas. Pero vemos a muchos sufrir dificultades de antemano; la ansiedad está estampada en todas sus facciones; no parecen hallar consuelo, sino que de continuo esperan algún mal terrible. {1JT 178.3}

Los tales deshonran a Dios y desprestigian la religión de Cristo. No tienen verdadero amor hacia Dios, ni hacia sus compañeros e hijos. Sus afectos se han vuelto mórbidos. Pero las vanas diversiones no corregirán nunca el espíritu de los tales. Necesitan la influencia transformadora del Espíritu de Dios para ser felices. {1JT 178.4}

*****

La simpatía que existe entre el espíritu y el cuerpo es muy grande. Cuando uno está afectado, el otro responde. La condición de la mente tiene mucho que ver con la salud del organismo. Si el espíritu está libre y feliz, con la conciencia de que hace lo recto y con la satisfacción de proporcionar felicidad a los demás, nacerá una alegría que reaccionará sobre todo el organismo, induciendo a la sangre a circular más libremente y a tonificar todo el cuerpo. La bendición de Dios es sanadora; y los que benefician abundantemente a los demás sentirán en su corazón y vida esa bendición prodigiosa.* {1JT 179.1}

*****

La religión de la Biblia no obra en detrimento de la salud del cuerpo ni de la mente. La influencia del Espíritu de Dios es la mejor medicina que pueda recibir un ser humano enfermo. El cielo es todo salud; y cuanto más hondamente se sientan las influencias celestiales, tanto más seguro será el restablecimiento del inválido creyente.* {1JT 179.2}

*****

La carga del pecado, con su inquietud y deseos insatisfechos, es el fundamento de una gran parte de las enfermedades que sufre el pecador. Cristo es el poderoso Médico del alma enferma de pecado. Estos pobres seres afligidos necesitan un conocimiento más claro de Aquel que es, cuando se lo conoce correctamente, la vida eterna. Necesitan que se les enseñe con paciencia, bondad y fervor, a abrir de par en par las ventanas del alma y dejar entrar la luz del amor de Dios para que ilumine las cámaras obscuras de la mente.* {1JT 179.3}

Comentarios

Comentarios

También podría gustarte Más del autor

Deja un comentario