La verdadera conversión | Joyas de los Testimonios 1

7

La verdadera conversión | Joyas de los Testimonios 1


 La converción es una obra que la mayoría no aprecia. No es cosa de poca monta transformar una mente terrenal que ama al pecado, e inducirla a comprender el indescriptible amor de Cristo, los encantos de su gracia y la excelencia de Dios, de tal manera que el alma se impregne del amor divino y sea cautivada por los misterios celestiales. Cuando una persona comprende estas cosas, su vida anterior le parece desagradable y odiosa. Aborrece el pecado, y, quebrantando su corazón delante de Dios, abraza a Cristo, vida y gozo del alma. Renuncia a sus placeres anteriores. Tiene una mente nueva, nuevos afectos, nuevo interés, nueva voluntad; sus tristezas, deseos y amor son todos nuevos. Se aparta ahora de la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y la soberbia de la vida, que hasta entonces prefirió a Cristo, y éste es el encanto de su vida, la corona de su regocijo. Considera ahora, en toda su riqueza y gloria, el cielo que no le atraía antes, y lo contempla como su patria futura, donde verá, amará y alabará a Aquel que la redimió con su sangre preciosa. {1JT 250.1}

Las obras de la santidad, que parecían cansadoras, son ahora su delicia. Escoge como tema de estudio y consejera a la Palabra de Dios que antes le parecía árida y sin interés. Es como una carta que le escribiera Dios, con la inscripción del Eterno. Somete a esta regla sus pensamientos, palabras y acciones y por ella los prueba. Tiembla ante las órdenes y amenazas que contiene, mientras que se aferra firmemente a sus promesas y fortalece su alma apropiándose de ellas. Elige ahora la sociedad de los más piadosos; ya no se deleita en la de los impíos, cuya compañía amaba antes. Llora por pecados que ve en ellos y de los cuales se reía antes. Renuncia al amor propio y a la vanidad, vive para Dios y es rica en buenas obras. Esta es la santificación que Dios requiere. No aceptará nada que sea menos que esto. {1JT 250.2}

 

Una súplica personal

 

Le ruego, hermano mío, que escudriñe su corazón con diligencia y pregunte: “¿En qué camino viajo? ¿Adónde me llevará?” Puede regocijarse porque su existencia no fué cortada mientras no tenía esperanza segura de vida eterna. Dios no permita que descuide por más tiempo esta obra y perezca en sus pecados. No halague su alma con falsas esperanzas. Vd. no ve otro camino que seguir sino uno demasiado humilde para aceptarlo. Cristo le presenta, aun a Vd., mi hermano errante, un mensaje de misericordia: “Venid, que ya está todo aparejado.” Lucas 14:17. Dios está dispuesto a aceptarle, y a perdonarle todas sus transgresiones, si tan sólo quiere venir. Vd. ha sido pródigo, se separó de Dios y se mantuvo mucho tiempo alejado de él; a pesar de eso, él le recibirá ahora. Sí; la Majestad del cielo le invita a acudir a él, para que reciba vida. Cristo está dispuesto a limpiarle del pecado cuando Vd. le acepte. ¿Qué ganancia ha encontrado en el servicio del pecado? ¿Qué le ha aprovechado seguir la carne y el diablo? ¿No es miserable el salario que recibió? ¡Oh, vuelva, vuelva! ¿por qué habría de morir? {1JT 251.1}

Vd. ha sentido muchas convicciones y remordimientos de conciencia. Ha manifestado muchos propósitos y formulado incontables promesas; y sin embargo, se demora, y no quiere venir a Cristo a fin de recibir vida. ¡Ojalá que en su corazón se grabe la comprensión del tiempo en que vivimos para que vuelva y viva! ¿No puede Vd. oír la voz del fiel Pastor en este mensaje? ¿Cómo puede Vd. desobedecer? No juegue con Dios, no sea que lo abandone a sus tortuosos caminos. Para Vd. es asunto de vida o muerte. ¿Cuál escogerá? Es cosa terrible contender con Dios y resistir a sus súplicas. Puede sentir arder el amor de Dios en el altar de su corazón, como lo sintió una vez. Puede comulgar con Dios como en tiempos pasados. Si limpia su camino, puede volver a disfrutar las riquezas de su gracia, y su rostro expresará nuevamente su amor. {1JT 251.2}

No se requiere de Vd. que se confiese ante aquellos que no conocen su pecado y sus errores. No es su deber publicar una confesión que haga triunfar a los incrédulos; debe confesarse ante quienes corresponde, ante los que no se aprovecharán de sus yerros. Confiésese de acuerdo con la Palabra de Dios, y permita que sus prójimos oren por Vd. y Dios aceptará su obra y le sanará. Por amor de su alma, escuche las súplicas que le instan a hacer una obra cabal para la eternidad. Ponga a un lado su orgullo, su vanidad y haga lo recto. Vuelva al redil. El Pastor le aguarda y le recibirá. Arrepiéntase, haga sus primeras obras, y vuelva a gozar del favor de Dios. {1JT 252.1}

 

Comentarios

Comentarios

También podría gustarte Más del autor

Deja un comentario