Las leyes dominicales

14
Satanás desafía la autoridad de Dios
Dios acusa a Babilonia “porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación” […]. {EUD 107.1}
Dios hizo el mundo en seis días y descansó en el séptimo. Así santificó ese día y lo puso aparte de todos los otros como santo para él, para ser observado por su pueblo a través de todas sus generaciones. Pero el hombre de pecado, ensalzándose por encima de Dios, sentándose en el templo de Dios y haciéndose pasar por Dios, pensó en cambiar tiempos y leyes. Este poder, pensando demostrar que no solo era igual a Dios, sino superior a Dios, cambió el día de reposo colocando el primer día de la semana donde debiera estar el séptimo. El mundo protestante ha tomado a este hijo del papado para que se lo considere como sagrado. En la Palabra de Dios esto es llamado la fornicación de la mujer. Apocalipsis 14:8.—Comentario Bíblico Adventista 7:990 (1900). {EUD 107.2}
Durante la dispensación cristiana, el gran enemigo se la felicidad del hombre hizo al sábado del cuarto mandamiento objeto de ataques especiales. Satanás dice: “Obraré en forma contraria a los propósitos de Dios. Daré a mis secuaces poder para desechar el monumento de Dios, el séptimo día, como día de reposo. Así demostraré al mundo que el día santificado y bendecido por Dios fue cambiado. Ese día no vivirá en la mente del pueblo. Borraré su recuerdo. Pondré en su lugar un día que no lleva las credenciales de Dios, un día que no puede ser una señal entre Dios y su pueblo. Induciré a los que acepten este día a que lo revistan de la santidad que Dios dio al séptimo día”.—La Historia de Profetas y Reyes, 136 (1914). {EUD 108.1}
El día de reposo: el gran asunto en discusión
En la guerra que se librará en los últimos días estarán unidos, en oposición al pueblo de Dios, todos los poderes corruptos que han apostatado de su lealtad a la ley de Jehová. En esta guerra, el sábado del cuarto mandamiento será el gran punto en discusión, pues en el mandamiento del sábado el gran Legislador se identifica a sí mismo como el Creador de los cielos y la tierra.—Mensajes Selectos 3:448 (1891). {EUD 108.2}
“En verdad vosotros guardaréis mis días de reposo [o sábados]—dice el Señor—; porque es señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico”. Éxodo 31:13. Algunos tratarán de poner obstáculos en el camino de la observancia del sábado, diciendo: “Vosotros no sabéis cuál es el día de reposo”; pero parecen entender cuándo llega el domingo y han manifestado gran celo en formular leyes que obliguen su observancia.—The Kress Collection, 148 (1900). {EUD 108.3}
El movimiento de la ley dominical en la década de 18801
Por muchos años hemos aguardado que se promulgue una ley dominical en nuestro país, y ahora que el movimiento está ante nosotros preguntamos: ¿Qué va a hacer nuestro pueblo al respecto? […]. Debiéramos buscar a Dios en forma especial para que su pueblo reciba ahora gracia y poder. Dios vive, y no creemos que ha llegado plenamente el tiempo cuando él permita que nuestras libertades sean restringidas. {EUD 108.4}
El profeta vio “a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol”. Otro ángel, subiendo desde el este, clamó a ellos a gran voz, diciendo: “No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios”. Esto señala el trabajo que ahora debemos hacer, a saber, clamar a Dios para que los ángeles detengan los cuatro vientos hasta que sean enviados misioneros a todas partes del mundo, y hayan proclamado la advertencia contra los que desobedecen la ley de Jehová.—The Review and Herald, 11 de diciembre de 1888. {EUD 109.1}
Los defensores de la ley dominical no advierten lo que están haciendo
El movimiento dominical está avanzando en la oscuridad. Los líderes encubren el verdadero problema, y muchos que se unen al movimiento no ven hacia dónde tiende la corriente oculta […]. Están trabajando a ciegas. No ven que si un gobierno protestante saca los principios que lo han hecho una nación libre e independiente, y mediante leyes incorpora en la Constitución principios que propagarán las falsedades y los engaños papales, se hundirán en los horrores del romanismo de la Edad Oscura.—The Review and Herald, 11 de diciembre de 1888. {EUD 109.2}
Son muchos los que, aun entre los empeñados en este movimiento para imponer el domingo, están ciegos en cuanto a los resultados que seguirán a esta acción. No ven que están atentando directamente contra la libertad religiosa. Son muchos los que nunca han comprendido las obligaciones que impone el día de reposo bíblico ni el fundamento falso sobre el cual descansa la institución del domingo […]. {EUD 109.3}
Los que están haciendo un esfuerzo para cambiar la Constitución y obtener una ley que imponga la observancia del domingo, no se dan cuenta de lo que será el resultado. Una crisis está por sobrecogernos.—Joyas de los Testimonios 2:318, 352 (1889).{EUD 110.1}
No quedarse sentado, sin hacer nada
Es nuestro deber hacer todo lo que está en nuestro poder para prevenir el peligro que nos amenaza […]. Sobre todos los hombres y mujeres de oración en todo el país recae la gran responsabilidad de pedir que Dios despeje esta nube maligna y conceda unos pocos años más de gracia para trabajar por el Maestro.—The Review and Herald, 11 de diciembre de 1888. {EUD 110.2}
Aquellos que ahora observan los mandamientos de Dios, necesitan moverse para que puedan obtener la ayuda especial que solo Dios puede darles. Debieran trabajar más fervientemente para dilatar tanto como sea posible la calamidad que los amenaza.—The Review and Herald, 18 de diciembre de 1888. {EUD 110.3}
Que los hijos de Dios, guardadores de los mandamientos, no permanezcan ahora en silencio como si hubiéramos de conformarnos con la situación.—Comentario Bíblico Adventista 7:986 (1889). {EUD 110.4}
No estamos haciendo la voluntad de Dios si permanecemos quietos sin hacer nada para preservar la libertad de conciencia. Deben ascender a Dios oraciones fervientes y eficaces para que esta calamidad sea diferida hasta que podamos realizar la obra que durante tanto tiempo ha sido descuidada. Elévense oraciones muy fervientes; y luego trabajemos en armonía con nuestras oraciones.—Joyas de los Testimonios 2:321 (1889). {EUD 110.5}
Hay muchos que están tranquilos, como durmiendo. Dicen: “Si la profecía ha predicho la imposición de la observancia dominical, con toda seguridad la ley será promulgada” y habiendo arribado a esta conclusión se sientan en una serena expectación del evento, consolándose con la idea de que Dios protegerá a su pueblo en el día de angustia. Pero Dios no nos salvará si no hacemos el menor esfuerzo para realizar la obra que nos ha encomendado […]. {EUD 110.6}
Como fieles atalayas, debiéramos ver la espada que viene y dar la advertencia, para que hombres y mujeres no prosigan por ignorancia un curso de acción que evitarían si conociesen la verdad.—The Review and Herald, 24 de diciembre de 1889. {EUD 110.7}
Oponeos a las leyes mediante la pluma y el voto
No podemos trabajar para agradar a hombres que usarán su influencia para reprimir la libertad religiosa y poner en marcha medidas opresivas a fin de exigir a sus semejantes que observen el domingo como el día reposo. No debe reverenciarse el primer día de la semana. Es un día de reposo espurio, y los miembros de la familia del Señor no pueden compartir con los hombres que exaltan este día y violan la ley de Dios al hollar su día de reposo. El pueblo de Dios no debe votar para colocar en sus cargos a tales personas, porque al hacerlo participan de los pecados que ellos cometen mientras están en sus funciones.—Fundamentals of Christian Education, 475 (1899). {EUD 111.1}
Espero que la trompeta dé un sonido certero en cuanto a este movimiento en favor de la ley dominical. Creo que sería mejor si el tema de la perpetuidad de la ley de Dios se convirtiese en una especialidad de nuestras revistas […]. Ahora debiéramos hacer todo lo que podamos para derrotar esta ley dominical.—Counsels to Writers and Editors, 97-98 (1906). {EUD 111.2}
Los Estados Unidos promulgarán una ley dominical
Cuando nuestra nación abjure de tal manera los principios de su gobierno que promulgue una ley dominical, en este acto el protestantismo dará la mano al papismo.—Joyas de los Testimonios 2:318-319 (1889). {EUD 111.3}
Los protestantes volcarán toda su influencia y su poder del lado del papado; mediante un decreto nacional que imponga el falso día de reposo, darán vida y vigor a la corrompida fe de Roma, reviviendo su tiranía y opresión de las conciencias.—¡Maranata: el Señor Viene!, 177 (1893). {EUD 111.4}
Tarde o temprano las leyes dominicales serán promulgadas.—The Review and Herald, 16 de febrero de 1905. {EUD 111.5}
Pronto las leyes dominicales serán puestas en vigor, y hombres en posiciones de confianza sentirán encono contra el pequeño puñado que observa los mandamientos de Dios.—Manuscript Releases 4:278 (1909). {EUD 111.6}
La profecía del capítulo 13 de Apocalipsis declara que el poder representado por la bestia de cuernos semejantes a los de un cordero haría “que la tierra y los que en ella habitan” adorasen al papado, que está simbolizado en ese capítulo por una bestia “parecida a un leopardo” […]. Esta profecía se cumplirá cuando los Estados Unidos hagan obligatoria la observancia del domingo, que Roma declara ser el signo característico de su supremacía […]. {EUD 112.1}
La corrupción política está destruyendo el amor a la justicia y el respeto a la verdad; y hasta en los Estados Unidos de la libre América, se verá a los representantes del pueblo y a los legisladores tratar de asegurarse el favor público doblegándose a las exigencias populares por una ley que imponga la observancia del domingo.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 635-636, 650 (1911). {EUD 112.2}
Argumentos usados por los abogados de la ley dominical
Satanás pone su interpretación sobre los eventos, y ellos piensan, como él quiere que lo hagan, que las calamidades que llenan la tierra son un resultado de la violación del domingo. Pensando apaciguar la ira de Dios, estos hombres influyentes promulgan leyes imponiendo la observancia del domingo.—Manuscript Releases 10:239 (1899). {EUD 112.3}
Esa misma clase de gente asegura que la corrupción que se va generalizando más y más, debe achacarse en gran parte a la violación del así llamado “día del Señor” (domingo), y que si se hiciese obligatoria la observancia de este día, mejoraría en gran manera la moralidad social. Esto se sostiene especialmente en los Estados Unidos de Norteamérica, donde la doctrina del verdadero día de reposo, o sea el sábado, se ha predicado con más amplitud que en ninguna parte.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 644 (1911). {EUD 112.4}
El protestantismo y el catolicismo actúan en concierto
El protestantismo [extenderá] la mano de camaradería al poder romano. Luego se decretará una ley contra el día de reposo de la creación de Dios, y entonces será que Dios hará “su extraña obra […]. su extraña operación” en la tierra.—Comentario Bíblico Adventista 7:922 (1886). {EUD 112.5}
No podemos ver cómo la Iglesia Romana puede exonerarse de la acusación de idolatría […]. Y esta es la religión que los protestantes están comenzando a considerar tan favorablemente, y que eventualmente se unirá con el protestantismo. Sin embargo, esta unión no ocurrirá por un cambio en el catolicismo, porque Roma nunca cambia. Pretende ser infalible. Quien cambiará será el protestantismo. La adopción de su parte de ideas liberales lo pondrá en una posición en la cual pueda estrechar la mano del catolicismo.—The Review and Herald, 1 de junio de 1886. {EUD 113.1}
El llamado mundo protestante formará una coalición con el hombre de pecado, y la iglesia y el mundo estarán en una corrupta armonía.—Comentario Bíblico Adventista 7:986 (1891). {EUD 113.2}
El romanismo en el Viejo Mundo y el protestantismo apóstata en la América del Norte actuarán de la misma manera contra los que honren todos los preceptos divinos.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 673 (1911). {EUD 113.3}
Las leyes dominicales honran a Roma
Cuando las iglesias principales de los Estados Unidos, uniéndose en puntos comunes de doctrina, influyan sobre el Estado para que imponga los decretos y las instituciones de ellas, entonces la América protestante habrá formado una imagen de la jerarquía romana, y la imposición de penas civiles contra los disidentes vendrá de por sí sola […]. {EUD 113.4}
La imposición de la observancia del domingo por parte de las iglesias protestantes es una imposición de que se adore al papado […]. {EUD 113.5}
Por el mismo hecho de imponer un deber religioso con ayuda del poder secular, las mismas iglesias estarían elevando una imagen a la bestia; de aquí que la imposición de la observancia del domingo en los Estados Unidos equivaldría a imponer la adoración de la bestia y de su imagen.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 498, 502 (1911). {EUD 113.6}
Cuando el protestantismo extienda la mano a través el abismo para asir la mano del poder romano, cuando se incline por encima del abismo para darse la mano con el espiritismo, cuando, bajo la influencia de esta triple unión, nuestro país repudie todo principio de su Constitución como gobierno protestante y republicano, y haga provisión para la propagación de las mentiras y seducciones papales, entonces sabremos que ha llegado el tiempo en que se verá la asombrosa obra de Satanás, y que el fin está cerca.—Joyas de los Testimonios 2:151 (1885). {EUD 113.7}
Roma recobrará su supremacía perdida
A medida que nos acercamos a la crisis final resulta de vital importancia que la armonía y la unidad reinen entre las instituciones del Señor. El mundo no conoce más que tempestades, guerras y discordias. Sin embargo, las gentes se unirán bajo una misma dirección, la de la potencia papal, para oponerse a Dios en la persona de sus testigos. Esta unión es cimentada por el gran apóstata.—Joyas de los Testimonios 3:171 (1902). {EUD 114.1}
Leyes que impongan la observancia del domingo como el día de reposo causarán una apostasía nacional respecto a los principios del republicanismo sobre los cuales se ha fundado el gobierno. Los gobernantes aceptarán la religión del papado y la ley de Dios será anulada.—Manuscript Releases 7:192 (1906). {EUD 114.2}
Ha quedado probado que un período de gran oscuridad intelectual favoreció el éxito del papado. Todavía se demostrará que una época de gran luz intelectual es igualmente favorable a su éxito.—The Spirit of Prophecy 4:390 (1884). {EUD 114.3}
En los movimientos que se realizan actualmente en los Estados Unidos de Norteamérica para asegurar el apoyo del Estado a las instituciones y prácticas de la iglesia, los protestantes están siguiendo las huellas de los papistas. Más aún, están abriendo la puerta para que el papado recobre en la América protestante la supremacía que perdió en el Viejo Mundo.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 630 (1911). {EUD 114.4}
Una ley dominical nacional significa apostasía nacional
Para obtener popularidad y apoyo, los legisladores cederán a la demanda de una ley dominical […]. Por el decreto que imponga la institución del papado en violación a la ley de Dios, nuestra nación se separará completamente de la justicia […]. {EUD 114.5}
Como el acercamiento de los ejércitos romanos fue para los discípulos una señal de la inminente destrucción de Jerusalén, esta apostasía podrá ser para nosotros una señal de que se llegó al límite de la tolerancia de Dios.—Joyas de los Testimonios 2:150-151 (1885). {EUD 115.1}
Debemos hacernos el firme propósito de que no reverenciaremos el primer día de la semana como día de reposo, porque no es el día que fue bendecido y santificado por el Señor, y al reverenciar el domingo nos colocamos del lado del gran engañador […]. {EUD 115.2}
Cuando la ley de Dios haya sido invalidada, y la apostasía llegue a ser un pecado nacional, el Señor obrará en favor de su pueblo.—Mensajes Selectos 3:443 (1889). {EUD 115.3}
El pueblo de los Estados Unidos ha sido un pueblo favorecido, pero cuando restrinjan la libertad religiosa, renuncien al protestantismo y apoyen al papado, la medida de su culpa se habrá completado y en los libros del cielo se registrará: “Apostasía nacional”.—The Review and Herald, 2 de mayo de 1893. {EUD 115.4}
A la apostasía nacional seguirá la ruina nacional
Cuando nuestra nación promulgue leyes en sus concilios legislativos para comprometer la conciencia de los hombres en cuanto a sus privilegios religiosos, imponiendo la observancia del domingo y usando un poder opresivo contra los que guardan el día de reposo del séptimo día, la ley de Dios será sin duda invalidada en nuestro país; y a la apostasía nacional seguirá la ruina de la nación.—Comentario Bíblico Adventista 7:988 (1888). {EUD 115.5}
En el tiempo cuando la apostasía sea nacional, cuando los dirigentes del país, obrando de acuerdo con el plan de acción satánico, se alisten junto al hombre de pecado, entonces se colmará la medida de la culpa; la apostasía nacional es la señal para que ocurra la ruina nacional.—Mensajes Selectos 2:428 (1891). {EUD 115.6}
El Estado pondrá bajo su cuidado y protección los principios católicos romanos. A esta apostasía nacional le seguirá rápidamente la ruina nacional.—The Review and Herald, 15 de junio de 1897. {EUD 115.7}
Cuando las iglesias protestantes se unan con el poder secular para sostener una falsa religión, a la cual se opusieron sus antepasados soportando la más terrible persecución, entonces el día de descanso papal será hecho obligatorio por la autoridad combinada de la Iglesia y el Estado. Habrá una apostasía nacional que determinará tan solo la ruina nacional.—El Evangelismo, 174 (1899). {EUD 115.8}
Cuando el Estado haga uso de su poder para poner en vigor los decretos y sostener las instituciones de la Iglesia, entonces la protestante Norteamérica habrá formado una imagen del papado y habrá una apostasía nacional que solo concluirá en la ruina nacional.—Comentario Bíblico Adventista 7:987 (1910). {EUD 116.1}
Legislación dominical universal
Se repetirá la historia. Será ensalzada la falsa religión. El primer día de la semana, un día común de trabajo que no tiene ninguna santidad, será erigido como la imagen de Babilonia. Se ordenará a todas las naciones y lenguas y pueblos que rindan culto al falso día de reposo […]. El decreto que ordena el culto de este día [el domingo] será promulgado en todo el mundo.—Comentario Bíblico Adventista 7:987 (1897). {EUD 116.2}
Cuando los Estados Unidos, el país de la libertad religiosa, se una con el papado para forzar la conciencia y obligar a los hombres a honrar el falso día de reposo, los habitantes de todo país del globo serán inducidos a seguir su ejemplo.—Joyas de los Testimonios 2:373 (1900). {EUD 116.3}
La cuestión del sábado será el punto culminante del gran conflicto final en el cual todo el mundo tomará parte.—Joyas de los Testimonios 3:19 (1900). {EUD 116.4}
Las demás naciones seguirán el ejemplo de los Estados Unidos. Si bien estos encabezarán el movimiento, la misma crisis sobrevendrá a nuestro pueblo en todas partes del mundo.—Joyas de los Testimonios 3:46 (1900). {EUD 116.5}
El reemplazo de lo verdadero por lo falso es el último acto del drama. Dios se manifestará cuando esta sustitución llegue a ser universal. Cuando las leyes de los hombres sean exaltadas por sobre las leyes de Dios, cuando las potencias de esta tierra traten de obligar a los hombres a guardar el primer día de la semana, sabed que ha llegado el tiempo para que Dios actúe.—Comentario Bíblico Adventista 7:991 (1901). {EUD 116.6}
La sustitución de leyes humanas en lugar de la ley de Dios, la exaltación del domingo prescrita por una simple autoridad humana en reemplazo del sábado bíblico, constituye el último acto del drama. Cuando esta sustitución sea universal, Dios se revelará. Se levantará en su majestad y sacudirá poderosamente la tierra.—Joyas de los Testimonios 3:142-143 (1902). {EUD 117.1}
Todo el mundo apoyará la legislación dominical
Los malos […] declaraban que ellos tenían la verdad, que los milagros sucedían entre ellos; que los ángeles del cielo hablaban y caminaban con ellos; que entre ellos se hacían con gran poder señales y prodigios, y que este era el milenio temporal que habían estado esperando por tanto tiempo. El mundo entero estaba convertido y en armonía con la ley del domingo.—Mensajes Selectos 3:489 (1884). {EUD 117.2}
El mundo entero será incitado a la enemistad contra los adventistas del séptimo día, porque ellos no rendirán pleitesía al papado, honrando el domingo, la institución de este poder anticristiano.—Testimonios para los Ministros, 37 (1893). {EUD 117.3}
Aquellos que pisotean la ley de Dios, elaborarán leyes humanas que obligarán a la gente a aceptarlas. Los hombres idearán, aconsejarán y planearán lo que los demás harán. Todo el mundo guarda el domingo, dicen, y ¿por qué este pueblo, tan poco numeroso, no está en armonía con las leyes del país?—Manuscrito 163, 1897. {EUD 117.4}
La controversia se centra en la cristiandad
El llamado mundo cristiano será el teatro de acciones grandes y decisivas. Hombres en posiciones de autoridad pondrán en vigencia leyes para controlar la conciencia, según el ejemplo del papado. Babilonia hará que todas las naciones beban del vino del furor de su fornicación. Toda nación se verá envuelta. Acerca de ese tiempo Juan el revelador declara: se cita Apocalipsis 18:3-7; 17:13-14. “Estos tienen un mismo propósito”. Habrá un vínculo de unión universal, una gran armonía, una confederación de fuerzas de Satanás “y entregarán su poder y su autoridad a la bestia”. Así se manifiesta el mismo poder opresivo y autoritario contra la libertad religiosa, contra la libertad de adorar a Dios de acuerdo con los dictados de la conciencia, como lo manifestó el papado cuando en lo pasado persiguió a los que se atrevieron a no conformarse con los ritos religiosos y las ceremonias de los romanistas.—Mensajes Selectos 3:447-448 (1891). {EUD 117.5}
Todo el mundo cristiano estará involucrado en el gran conflicto final entre la fe y la incredulidad.—The Review and Herald, 7 de febrero de 1893. {EUD 118.1}
Toda la cristiandad quedará dividida en dos grandes categorías: la de los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús, y la de los que adoran la bestia y su imagen y reciben su marca.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 503 (1911). {EUD 118.2}
Una vez que el sábado llegue a ser el punto especial de controversia en toda la cristiandad y las autoridades religiosas y civiles se unan para imponer la observancia del domingo, la negativa persistente, por parte de una pequeña minoría, de ceder a la exigencia popular, la convertirá en objeto de execración universal.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 673 (1911).{EUD 118.3}
Cuando el decreto promulgado por los diversos príncipes y dignatarios de la cristiandad contra los que observan los mandamientos, suspenda la protección y las garantías del gobierno y los abandone a los que tratan de aniquilarlos, el pueblo de Dios huirá de las ciudades y de los pueblos y se unirá en grupos para vivir en los lugares más desiertos y solitarios.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 683-684 (1911). {EUD 118.4}
No mostrar una actitud desafiante
Aquellos que componen nuestras iglesias tienen rasgos de carácter que los inducirán, si no son muy cuidadosos, a sentirse indignados porque, en base a tergiversaciones, les es quitada su libertad de trabajar en domingo. No montéis en cólera por este asunto, sino llevad todo a Dios en oración. Solo él puede restringir el poder de los gobernantes. No os conduzcáis precipitadamente. Que nadie se jacte imprudentemente de su libertad, usándola como un manto de malicia, sino como siervos de Dios, “honrad a todos. Amad a los hermanos. Temed a Dios. Honrad al rey”. 1 Pedro 2:17. {EUD 118.5}
Este consejo será de verdadero valor para todos los que serán conducidos a situaciones difíciles. No debe mostrarse nada que revele una actitud desafiante o que pueda interpretarse como malicia.—Manuscript Releases 2:193-194 (1898). {EUD 119.1}
Absteneos de trabajar en domingo
Respecto al campo del sur,2 debe hacerse el trabajo tan prudente y cuidadosamente como sea posible, y debe hacérselo como Cristo lo haría. La gente pronto descubrirá qué creéis en cuanto al domingo y al día de reposo porque formularán preguntas. Entonces podéis decirles, pero no en una manera que atraiga la atención a vuestro trabajo. No necesitáis terminar prematuramente vuestra labor por trabajar en domingo […]. {EUD 119.2}
Abstenerse de trabajar en domingo no es recibir la marca de la bestia […]. En aquellos lugares donde la oposición es tan fuerte que despierta persecución si el trabajo se hace en domingo, que nuestros hermanos conviertan ese día en una ocasión para hacer genuina obra misionera.—The Southern Work, 69-70 (1895). {EUD 119.3}
Si viniesen aquí: y dijeran: “Debéis cerrar vuestro trabajo y vuestras prensas en domingo”, no os diría […] : “Mantened en marcha vuestras prensas”, porque el conflicto no ocurre entre vosotros y vuestro Dios.—Manuscrito 163, 1898. {EUD 119.4}
No debemos sentirnos obligados a irritar a nuestros vecinos que idolatran el domingo, haciendo decididos esfuerzos de trabajar delante de ellos en ese día, con el expreso propósito de exhibir nuestra independencia. Nuestras hermanas no deben escoger el domingo como día para mostrar que están lavando.—Mensajes Selectos 3:455-456 (1889). {EUD 119.5}
En domingo ocupaos en actividades espirituales
Voy a tratar de contestar a su pregunta sobre lo que deberá hacer en caso de que las leyes dominicales sean sancionadas.{EUD 119.6}
Hablaré conforme a la luz que el Señor me diera cuando esperábamos una crisis análoga a la que parece confrontarnos ahora. Cuando el mundo, impulsado por una fuerza infernal, quiera hacer obligatoria la observancia del domingo, los adventistas del séptimo día deberán dar prueba de sabiduría, abstenerse de hacer trabajos comunes en domingo y dedicar ese día al trabajo misionero. {EUD 120.1}
Desafiar las leyes dominicales no haría más que fortalecer el espíritu perseguidor de los fanáticos que se esfuerzan por hacerlas ejecutar. No les déis ocasión de llamaros violadores de las leyes […]. No se recibe la marca de la bestia por manifestar prudencia al conservar la paz absteniéndose del trabajo que ofende y consagrándose a una obra de las más importantes […]. {EUD 120.2}
El domingo puede dedicarse a diversas actividades que lograrán mucho resultado para Dios. Pueden celebrarse reuniones al aire libre y en las casas particulares. Puede trabajarse de casa en casa. Los que escriben pueden, en aquel día, redactar artículos para los periódicos. Cuando sea posible, que se celebren reuniones religiosas en domingo, y que se las haga intensamente interesantes. Cantad verdaderos himnos de reavivamiento religioso y hablad con fuerza y seguridad del amor del Salvador.—Joyas de los Testimonios 3:395-396 (1909). {EUD 120.3}
Llevad a los estudiantes a celebrar reuniones en diferentes lugares y a hacer obra médico-misionera. Encontrarán a la gente en la casa y tendrán una espléndida oportunidad de presentar la verdad. Esta forma de pasar el domingo siempre es aceptable al Señor.—Testimonies for the Church 9:238 (1909). {EUD 120.4}
La oposición realza la belleza de la verdad
El celo de aquellos que obedecen al Señor aumentará cuando el mundo y la iglesia se unan para anular la ley. Cada objeción que se suscite contra los mandamientos de Dios abrirá paso al progreso de la verdad y capacitará a sus abogados para presentar su valor ante los hombres. Hay una belleza y una fuerza en la verdad que nada puede hacer tan evidente como la oposición y la persecución.—Manuscript Releases 13:71-72 (1896). {EUD 120.5}
En este tiempo, cuando se hace un esfuerzo tal para imponer la observancia del domingo, es la precisa oportunidad para presentar al mundo el verdadero día de reposo en contraste con el falso. En su providencia, el Señor está muy por delante de nosotros. El ha permitido que la cuestión del domingo sea recalcada primero para que el día de reposo del cuarto mandamiento pueda ser presentado ante las asambleas legislativas. De este modo, la atención de los dirigentes de la nación puede ser atraída al testimonio de la Palabra de Dios en favor del verdadero día de reposo.—Manuscript Releases 2:197 (1890). {EUD 121.1}
Debemos obedecer a Dios antes que a los hombres
Los adherentes a la verdad son llamados ahora para elegir entre desechar un claro requerimiento de la Palabra de Dios o perder su libertad. Si renunciamos a la Palabra de Dios y aceptamos las costumbres y tradiciones humanas, todavía se nos permitirá vivir entre los hombres para comprar y vender, y para que se respeten nuestros derechos. Pero si mantenemos nuestra lealtad a Dios, debe ser a expensas de nuestros derechos entre los hombres, porque los enemigos de la ley de Dios se han unido para aplastar el juicio independiente en asuntos de fe religiosa y para controlar la conciencia de los hombres […]. {EUD 121.2}
El pueblo de Dios reconocerá el gobierno humano como una ordenanza divinamente designada, y por precepto y ejemplo enseñará la obediencia a ella como un deber sagrado, siempre y cuando su autoridad se ejerza dentro de su esfera legítima. Pero cuando sus demandas entren en conflicto con las de Dios, debemos elegir obedecer a Dios antes que a los hombres. Debe reconocerse y obedecerse la Palabra de Dios como una autoridad que está por encima de toda legislación humana. El “Así dice el Señor” no debe desecharse por un “Así dicen la Iglesia o el Estado”. La corona de Cristo debe elevarse por encima de todas las diademas de los potentados terrenales.—The Home Missionary, 1 de noviembre de 1893. {EUD 121.3}
Satanás les ofrece a los hombres los reinos del mundo si ellos le ceden la supremacía. Muchos hacen esto y sacrifican el cielo. Es mejor morir que pecar; es mejor padecer necesidad que defraudar; es mejor pasar hambre que mentir.—Testimonies for the Church 4:495 (1880). {EUD 121.4}
Capítulo 10—El pequeño tiempo de angustia
Un tiempo de angustia antes que termine el tiempo de prueba
En la página 33 [de Primeros escritos] se lee lo siguiente: “[…] Al comenzar el tiempo de angustia, fuimos henchidos del Espíritu Santo cuando salimos a proclamar más plenamente el sábado”. {EUD 123.1}
Esta visión fue dada en 1847 cuando eran muy pocos los hermanos adventistas que observaban el sábado, y de estos eran aun menos los que suponían que su observancia era de suficiente importancia para trazar una separación entre el pueblo de Dios y los incrédulos. Ahora se comienza a ver el cumplimiento de esa visión. El comienzo “del tiempo de angustia” mencionado entonces no se refiere al tiempo cuando comenzarán a ser derramadas las plagas, sino a un corto período precisamente antes que caigan, mientras Cristo está en el Santuario. En ese tiempo, cuando se esté terminando la obra de la salvación, vendrá aflicción sobre la tierra, y las naciones se airarán, aunque serán mantenidas en jaque para que no impidan la realización de la obra del tercer ángel.—Primeros Escritos, 85 (1854). {EUD 123.2}
El fin de la libertad religiosa en los Estados Unidos
La ley de Dios ha de ser invalidada por los instrumentos de Satanás. En nuestro país que se jacta de la libertad, se acabará la libertad religiosa. Se definirá el conflicto sobre la cuestión del sábado, y esto conmoverá a todo el mundo.—El Evangelismo, 175-176 (1875). {EUD 124.1}
Una gran crisis aguarda al pueblo de Dios. Muy pronto nuestra nación intentará imponer sobre todos la observancia del primer día de la semana como un día sagrado. Al hacerlo no tendrán escrúpulos de obligar a los hombres, contra la voz de su propia conciencia, a observar el día que la nación declara como día de reposo.—The Review and Herald, 11 de diciembre de 1888. {EUD 124.2}
Los adventistas del séptimo día pelearán la batalla por el día de reposo del séptimo día. Las autoridades en los Estados Unidos y en otros países se levantarán en su orgullo y poder y promulgarán leyes para restringir la libertad religiosa.—Manuscrito 78, 1897. {EUD 124.3}
Los protestantes de los Estados Unidos serán los primeros en tender las manos a través de un doble abismo al espiritismo y al poder romano; y bajo la influencia de esta triple alianza ese país marchará en las huellas de Roma, pisoteando los derechos de la conciencia.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 645 (1911). {EUD 124.4}
La iglesia y el estado se oponen al pueblo de Dios
Todos los que no se sometan a los decretos de los concilios nacionales y obedezcan las leyes nacionales que ordenan exaltar el día de reposo instituido por el hombre de pecado, por encima del día santo de Dios, sentirán, no solamente el poder opresivo del papado, sino también el del mundo protestante que es la imagen de la bestia.—Mensajes Selectos 2:436 (1886). {EUD 124.5}
Aquellos cuerpos religiosos que rehúsen oír los mensajes de advertencia de Dios, estarán dominados por fuertes engaños y se unirán con el poder civil para perseguir a los santos. Las iglesias protestantes se unirán con el poder papal para perseguir al pueblo de Dios que guarda los mandamientos […]. {EUD 124.6}
Esta potencia semejante a un cordero se unirá al dragón para guerrear contra los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.—Manuscript Releases 14:162 (1899). {EUD 125.1}
La iglesia apelará al brazo poderoso de la autoridad civil y en esta obra los papistas y los protestantes irán unidos.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 665 (1911). {EUD 125.2}
Ante los tribunales
Aquellos que vivan durante los últimos días de la historia de esta tierra, sabrán lo que significa ser perseguidos por causa de la verdad. La injusticia prevalecerá en los tribunales. Los jueces se negarán a escuchar las razones de los que son leales a los mandamientos de Dios, porque saben que los argumentos en favor del cuarto mandamiento son irrefutables. Dirán: “Tenemos una ley, y por nuestra ley debe morir”. Para ellos la ley de Dios no significa nada. “Nuestra ley” es suprema para ellos. Aquellos que respeten esta ley humana serán favorecidos, pero no se les mostrará ningún favor a los que no se inclinen ante el ídolo del [falso] día de reposo.—The Signs of the Times, 26 de mayo de 1898. {EUD 125.3}
Cuando seamos llevados ante los tribunales, tendremos que renunciar a nuestros derechos, a menos que esto nos ponga en conflicto con Dios. No estamos pidiendo que se reconozcan nuestros derechos, sino que se reconozca el derecho de Dios de recibir nuestro servicio.—Manuscript Releases 5:69 (1895). {EUD 125.4}
Los adventistas serán tratados con desprecio
La misma mente magistral que maquinó contra los fieles en siglos pasados sigue procurando librar la tierra de aquellos que temen a Dios y obedecen su ley […]. {EUD 125.5}
La riqueza, el genio y la educación se combinarán para cubrirlos de escarnio. Gobernantes perseguidores, ministros de la religión y miembros de las iglesias conspirarán contra ellos. De viva voz y por la pluma, con jactanciosas amenazas y el ridículo, procurarán destruir su fe.—Joyas de los Testimonios 2:150 (1885). {EUD 125.6}
Vendrá una época cuando, debido a nuestra defensa de la verdad bíblica, seremos tratados como traidores.—Testimonies for the Church 6:394 (1900). {EUD 126.1}
Los que honran el sábado de la Biblia serán denunciados como enemigos de la ley y del orden, como quebrantadores de las restricciones morales de la sociedad, y por lo tanto causantes de anarquía y corrupción que atraen sobre la tierra los altos juicios de Dios. Sus escrúpulos de conciencia serán presentados como obstinación, terquedad y rebeldía contra la autoridad. Serán acusados de deslealtad hacia el gobierno.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 649 (1911). {EUD 126.2}
Todo el que en ese día malo quiera servir sin temor a Dios, de acuerdo con los dictados de su conciencia, necesitará valor, firmeza y conocimiento de Dios y de su Palabra; porque los que sean fieles a Dios serán perseguidos, sus motivos serán condenados, sus mejores esfuerzos serán desfigurados y sus nombres serán denigrados.—Los Hechos de los Apóstoles, 344 (1911). {EUD 126.3}
Todo tipo de persecución
 
Las persecuciones de los protestantes por parte del catolicismo, debido a las cuales la religión de Jesús fue casi aniquilada, serán más que imitadas cuando se unan el protestantismo y el papado.—Mensajes Selectos 3:442 (1889). {EUD 126.4}
Satanás tiene un millar de ataques disfrazados que serán lanzados contra el pueblo leal de Dios, que guarda los mandamientos, para obligarlos a violar su conciencia.—Carta 30a, 1892. {EUD 126.5}
No necesitamos sorprendernos de nada que ocurra ahora. No necesitamos maravillarnos de ningún suceso de horror. Los que pisotean bajo sus malvados pies la ley de Dios tienen el mismo espíritu que poseyeron los hombres que insultaron y traicionaron a Jesús. Sin ninguna contrición de conciencia harán las obras de su padre el diablo.—Mensajes Selectos 3:475-476 (1897). {EUD 126.6}
Aquellos que deseen refrescar su memoria y ser instruidos en la verdad, estudien la historia de la iglesia primitiva durante el día de Pentecostés y el tiempo que le siguió en forma inmediata. Estudien cuidadosamente en el libro de Hechos las experiencias de Pablo y de los otros apóstoles, porque el pueblo de Dios en nuestros días debe pasar por experiencias similares.—The Paulson Collection of Ellen G. White Letters, 118 (1907). {EUD 126.7}
Privados de todo apoyo terrenal
Muy pronto la riqueza acumulada no tendrá ningún valor. Cuando se promulgue el decreto que nadie podrá comprar ni vender excepto los que tengan la marca de la bestia, muchos recursos no tendrán ningún valor. Dios nos pide ahora que hagamos todo lo que podamos para amonestar al mundo.—The Review and Herald, 21 de marzo de 1878. {EUD 127.1}
Se acerca el tiempo en que no podremos vender a ningún precio. Pronto se promulgará el decreto que prohibirá a los hombres comprar o vender si no tienen la marca de la bestia. Hace poco esto estuvo a punto de ocurrir en California, pero fue solo una amenaza de que soplarían los cuatro vientos. Hasta el momento estos son retenidos por los cuatro ángeles. No estamos enteramente listos. Hay una obra que debe hacerse todavía, y entonces se les ordenará a los ángeles que los suelten, para que los cuatro vientos puedan soplar sobre la tierra.—Testimonies for the Church 5:152 (1882). {EUD 127.2}
En el último gran conflicto de la controversia con Satanás, los que sean leales a Dios se verán privados de todo apoyo terrenal. Porque se niegan a violar su ley en obediencia a las potencias terrenales, se les prohibirá comprar o vender.—El Deseado de Todas las Gentes, 97 (1898). {EUD 127.3}
Satanás dice: “[…] Por temor a que les falten el alimento y el vestido, se unirán al mundo en la transgresión de la ley de Dios. La tierra quedará completamente bajo mi dominio”.—La Historia de Profetas y Reyes, 136-137 (1914). {EUD 127.4}
Algunos serán encarcelados por su fe
Algunos serán encarcelados porque se negarán a profanar el día de reposo del Señor.—The Paulson Collection, 118 (1907).{EUD 127.5}
Cuando los defensores de la verdad se nieguen a honrar el domingo, unos serán echados en la cárcel, otros serán desterrados y otros aún tratados como esclavos. Ante la razón humana todo esto parece ahora imposible; pero a medida que el espíritu refrenador de Dios se retire de los hombres y estos sean dominados por Satanás, que aborrece los principios divinos, se verán cosas muy extrañas. Muy cruel puede ser el corazón humano cuando no está animado del temor y del amor de Dios.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 666 (1911). {EUD 127.6}
Si somos llamados a sufrir por Cristo, seremos capaces de ir a la prisión confiando en él como un niñito confía en sus padres. Ahora es el momento de cultivar la fe en Dios.—Nuestra Elavada Vocacion, 359 (1892). {EUD 128.1}
Muchos serán ejecutados
Lo mejor que podemos hacer es estar en estrecha comunión con Dios, y si él quiere permitir que seamos mártires por causa de la verdad, esto puede ser el medio de traer a muchos otros a la verdad.—Mensajes Selectos 3:480 (1886). {EUD 128.2}
Muchos serán encarcelados, muchos, para salvar sus vidas, huirán tanto de las grandes ciudades como de las poblaciones pequeñas, y muchos serán mártires por causa de Cristo al permanecer firmes en favor de la verdad.—Mensajes Selectos 3:454 (1889). {EUD 128.3}
Tenemos delante de nosotros la perspectiva de una lucha larga, con riesgo de encarcelamiento, pérdida de bienes y aun de la vida misma, para defender la ley de Dios.—Joyas de los Testimonios 2:319 (1889). {EUD 128.4}
Se requerirá de los hombres que rindan obediencia a los edictos humanos en violación de la ley divina. Los que sean fieles a Dios y al deber serán amenazados, denunciados y proscritos. Serán traicionados por “padres, y hermanos y parientes, y amigos”, aun hasta la muerte.—La Historia de Profetas y Reyes, 431 (1914). {EUD 128.5}
No hemos de poseer el valor y la entereza de los mártires de antaño hasta que seamos colocados en la situación en que ellos se encontraron […]. Si retornaran los días de la persecución, habría gracia suficiente para despertar cada energía del alma que manifestase verdadero heroísmo.—Nuestra Elavada Vocacion, 127 (1889). {EUD 128.6}
Los discípulos no fueron dotados del valor y la fortaleza de los mártires hasta que necesitaron esa gracia.—El Deseado de Todas las Gentes, 321 (1898). {EUD 128.7}
Cómo permanecer firme bajo la persecución
Descubriremos que tendremos que desprendernos de todas las manos excepto de la de Jesucristo. Los amigos demostrarán su perfidia y nos traicionarán. Nuestros familiares, engañados por el enemigo y convencidos de que están sirviendo a Dios, nos harán frente y pondrán su máximo empeño para ponernos en situaciones difíciles con la esperanza de que reneguemos de nuestra fe. Pero podremos poner confiadamente nuestra mano en la de Cristo en medio de las tinieblas y el peligro.—¡Maranata: el Señor Viene!, 195 (1889). {EUD 129.1}
Los hombres podrán resistir firmes en el conflicto únicamente al estar enraizados y fundados en Cristo. Deben recibir la verdad como es en Jesús. Y solo pueden satisfacerse las necesidades del alma cuando la verdad es presentada de esa manera. El predicar de Cristo crucificado, Cristo nuestra justicia, es lo que satisface el hambre del alma. Cuando obtenemos el interés de la gente en esta gran verdad central, la fe, la esperanza y el valor vienen al corazón.—The General Conference Daily Bulletin, 28 de enero de 1893. {EUD 129.2}
Debido a su fe, muchos serán privados de su casa y de su herencia aquí, pero si le dan sus corazones a Cristo, recibiendo el mensaje de su gracia y descansando en [él,] su Sustituto y Garante, el mismo Hijo de Dios, todavía podrán ser llenos de gozo.—The Signs of the Times, 2 de junio de 1898. {EUD 129.3}
La persecución esparce al pueblo de Dios
A medida que en diferentes lugares se suscite enemistad contra los que observan el día de reposo del Señor, podría resultar necesario para el pueblo de Dios que se trasladen de esos lugares a otros, donde no enfrenten una oposición tan acérrima. {EUD 129.4}
Dios no les pide a sus hijos que permanezcan en un lugar donde, a causa de hombres impíos, su influencia se anule y sus vidas corran peligro. Cuando la libertad y la vida estén en peligro, no solo tenemos, el privilegio, sino el absoluto deber de ir a lugares donde la gente esté dispuesta a oír la Palabra de vida, y donde las oportunidades para predicar la Palabra sean más favorables.—Manuscrito 26, 1904. {EUD 129.5}
Pronto vendrá el tiempo cuando el pueblo de Dios, debido a la persecución, será esparcido en muchos países. Aquellos que hayan recibido una educación completa, estarán en situación ventajosa doquiera les toque estar.—Manuscript Releases 5:280 (1908). {EUD 130.1}
La persecución induce a la unidad entre el pueblo de Dios
Cuando la tormenta de la persecución realmente se desate sobre nosotros, las verdaderas ovejas oirán la voz del verdadero Pastor. Se harán esfuerzos abnegados para salvar a los perdidos, y muchos que se habían extraviado lejos del redil regresarán para seguir al gran Pastor. El pueblo de Dios se unirá y presentará al enemigo un frente unido. Ante el peligro común, cesará la lucha por la supremacía y no habrá disputas sobre quién debe ser considerado el mayor.—Testimonies for the Church 6:401 (1900). {EUD 130.2}
La crisis hace más llamativa la intervención de Dios
Ocasionalmente el Señor ha dado a conocer su manera de obrar [entre los hombres]. Le interesa lo que pasa en la tierra. Y cuando ha llegado una crisis, se ha manifestado y ha intervenido para obstaculizar el avance de los planes de Satanás. A menudo ha permitido que diferentes problemas de las naciones, las familias y los individuos lleguen a un punto crítico, para que su intervención sea llamativa. Entonces ha hecho saber que había un Dios en Israel que sostendría y vindicaría a su pueblo. {EUD 130.3}
Cuando el desafío a la ley de Jehová sea casi universal, cuando su pueblo sea afligido por sus semejantes, Dios intervendrá. Las oraciones fervientes de su pueblo serán contestadas, porque a él le deleita que su pueblo lo busque con todo su corazón y dependa de él como su Libertador.—The Review and Herald, 15 de junio de 1897. {EUD 130.4}
Se permitirá por un tiempo que los opresores triunfen sobre los que conocen los santos mandamientos de Dios […]. Hasta el final Dios le permitirá a Satanás que revele su carácter como mentiroso, acusador y homicida. De esta manera el triunfo final de su pueblo resulta más evidente, más glorioso, más pleno y completo.—Mensajes Selectos 3:473 (1904). {EUD 130.5}
La aflicción purifica al pueblo de Dios
Muy pronto el mundo entero estará atribulado. Cada cual debe tratar de conocer a Dios. No tenemos tiempo que perder […].{EUD 131.1}
Dios ama a su iglesia con un amor infinito. Nunca deja de velar sobre su heredad. Solo permite las aflicciones que su iglesia necesita para su purificación, para su bien presente y eterno. Purificará su iglesia así como purificó el templo en el principio y al fin de su ministerio terrenal. Todas las pruebas que inflige a la iglesia tienen por objeto dar a su pueblo una piedad más profunda y una fuerza mayor para llevar los triunfos de la cruz en todas partes del mundo.—Joyas de los Testimonios 3:391-392 (1909). {EUD 131.2}
Las aflicciones, las cruces, las tentaciones, la adversidad y nuestras variadas pruebas, son los medios que emplea Dios para refinarnos, santificarnos y hacernos dignos de su alfolí celestial.—Joyas de los Testimonios 1:312 (1872). {EUD 131.3}

Comentarios

Comentarios

También podría gustarte Más del autor

3 Comentarios

  1. Andrés dice

    Alguien se ha preguntado porque si el sábado es tan importante y el día que decidirá la guerra en este planeta no se registra ningún incidente en que los profetas hayan sufrido algún tipo de persecución por ese día. No les parece extraño? Que le paso a Satanás todos esos milenios que no hizo guerra por el día de reposo. Tuvo algún tipo de amnesia?
    ?

    1. pedro dice

      prepárate para el encuentro con tu Dios

    2. alexis maldonado dice

      te aconsejo leer la parabola de los obreros de la hora undecima , cada obrero tenia una verdad presenta para cada epoca.
      Noe
      Los judios
      los dicipulos
      los reformadores
      etc

      no estudies la biblia segun lo que te dijo alguien en un pulpito , pidele a Dios que te de entendimiento , un abrazo y bendiciones

Deja un comentario