No habrá tiempo de gracia después que venga Cristo | Joyas de los Testimonios 1

18

No habrá tiempo de gracia después que venga Cristo | Joyas de los Testimonios 1


 Cuando Jesús se levante en el lugar santísimo y ponga a un lado sus vestiduras de mediador y se revista con las vestiduras de venganza en lugar del atavío sacerdotal, habrá terminado la obra en favor de los pecadores. Habrá llegado entonces el momento en que se dará la orden: “El que es injusto, sea injusto todavía: … y el que es justo, sea todavía justificado: y el santo sea santificado todavía. Y he aquí, yo vengo presto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según fuere su obra.” Apocalipsis 22:11, 12. {1JT 282.1}

Dios ha dado su Palabra para que todos la investiguen, a fin de que puedan conocer el camino de la vida. Nadie necesita errar, si tan sólo quiere someterse a las condiciones impuestas en la Palabra de Dios para la salvación. A todos se les concede el tiempo de gracia, a fin de que todos puedan formar su carácter para la vida eterna. Se da a todos oportunidad de decidirse por la vida o por la muerte. Los hombres serán juzgados de acuerdo con la medida de luz que les haya sido dada. Ninguno tendrá que dar cuenta de sus tinieblas y sus errores, si no le ha sido comunicada la luz. No pecó al no poseer lo que no le fué dado. Todos serán probados antes que Cristo abandone su puesto del lugar santísimo. El tiempo de gracia de todos termina cuando él deja de interceder por los pecadores, y se reviste de las vestiduras de venganza. {1JT 282.2}

Muchos opinan que será concedido un tiempo de gracia después que Jesús acabe su obra de mediador en el departamento santísimo. Este es un sofisma de Satanás. Dios prueba al mundo por la luz que se complace en darle antes de la venida de Cristo. Entonces se habrá formado el carácter para la vida o la muerte. Pero el tiempo de gracia de aquellos que prefieran vivir una vida de pecado, y descuidar la gran salvación ofrecida, se cierra cuando cesa el ministerio de Cristo, precisamente antes de su aparición en las nubes de los cielos. {1JT 282.3}

Las personas que aman al mundo, cuyos ánimos son carnales y enemigos de Dios, se harán la ilusión de que se les otorgará un tiempo de gracia después que Cristo aparezca en las nubes de los cielos. El corazón carnal, que es tan adverso a someterse y obedecer, se verá seducido por esta opinión placentera. Muchos permanecerán en seguridad carnal, y continuarán en rebelión contra Dios, lisonjeándose con la idea de que habrá entonces un momento para arrepentirse del pecado, y que tendrán oportunidad de aceptar la verdad que es ahora impopular, y que tanto contraría sus inclinaciones y deseos naturales. Creen que aprovecharán la oportunidad de salvarse cuando no tengan nada que aventurar, ni que perder al obedecer a Cristo y la verdad. {1JT 283.1}

 

Responsables de la luz

 

Hay en las Escrituras algunas cosas que son difíciles de comprender, y que, según el lenguaje de Pedro, los ignorantes e inestables tuercen para su propia perdición. Tal vez no podamos en esta vida explicar el significado de todo pasaje de la Escritura; pero no hay puntos de verdad práctica que hayan de quedar envueltos en el misterio. Cuando llegue el momento en que, según la Providencia de Dios, el mundo deba ser probado respecto de la verdad para este tiempo, su Espíritu inducirá a las mentes a escudriñar las Escrituras, aun con ayuno y oración, hasta que descubran eslabón tras eslabón, y los unan en una cadena perfecta. Todo hecho que se relacione directamente con la salvación de las almas quedará tan claro que nadie necesitará errar ni andar en las tinieblas. {1JT 283.2}

A medida que hemos seguido la cadena de la profecía, se ha visto claramente y explicado la verdad revelada para nuestrotiempo. Somos responsables de los privilegios que disfrutamos y de la luz que resplandece sobre nuestra senda. Los que vivieron en generaciones pasadas fueron responsables de la luz que se dejó brillar sobre ellos. Su mente se preocupó con respecto a diferentes puntos de la Escritura que los probaban. Pero no comprendían las verdades que nosotros comprendemos. No fueron responsables de la luz que no recibieron. Tuvieron la Biblia como nosotros; pero el tiempo en que debía revelarse la verdad especial relacionada con las escenas finales de la historia de esta tierra había de coincidir con las últimas generaciones que iban a vivir en la tierra. {1JT 283.3}

Las verdades especiales han sido adaptadas a las condiciones de las generaciones a medida que existían. La verdad presente, que prueba a los de esta generación, no era una prueba para los de las generaciones anteriores. Si la luz que ahora resplandece sobre nosotros acerca del sábado del cuarto mandamiento hubiese sido dada a las generaciones pasadas, Dios habría tenido a éstas por responsables de ella. {1JT 284.1}

Cuando el templo de Dios fué abierto en el cielo, Juan vió en santa visión una clase de personas cuya atención había sido atraída por el arca que contenía la ley de Dios, a la cual miraban con reverencia. La prueba especial del cuarto mandamiento no llegó hasta después que el templo de Dios fué abierto en el cielo. {1JT 284.2}

Los que murieron antes que fuese dada la luz referente a la ley de Dios y los requerimientos del cuarto mandamiento, no fueron culpables del pecado de violar el sábado. Es insondable la sabiduría y la misericordia de Dios al dispensar luz y conocimiento en el momento oportuno, a medida que el pueblo la necesite. Antes de venir a juzgar el mundo con justicia, envía una amonestación para despertar a las personas y llamarles la atención al descuido en que se tuvo el cuarto mandamiento, para que, estando instruidas, puedan arrepentirse de la transgresión de su ley y demostrar fidelidad al gran Legislador. El ha provisto lo necesario para que todos puedan ser santos y felices si así lo desean. Se le ha dado suficiente luz a esta generación para que podamos saber cuáles son nuestros deberes y privilegios y disfrutar de la sencillez y el poder de las preciosas y solemnes verdades. {1JT 284.3}

Somos responsables tan sólo por la luz que brilla sobre nosotros. Los mandamientos de Dios y el testimonio de Jesús nos están probando. Si somos fieles y obedientes, Dios se deleitará en nosotros, y nos bendecirá como su pueblo escogido y peculiar. Cuando la fe y el amor perfectos y la obediencia abunden y obren en el corazón de los que siguen a Cristo, éstos ejercerán una poderosa influencia. Difundirán una luz que disipará las tinieblas circundantes, refinará y elevará a todos los que caigan dentro de la esfera de su influencia, e impartirá un conocimiento de la verdad a todos los que estén dispuestos a ser iluminados y a seguir en la humilde senda de la obediencia. {1JT 285.1}

 

Se descuidan las verdades por las fantasías

 

Los que son dominados por la mente carnal no pueden comprender la fuerza sagrada de la verdad vital de la cual depende su salvación, porque albergan orgullo en su corazón, amor al mundo, amor a la comodidad, egoísmo, codicia, envidia, celos, concupiscencia, odio y todo mal. Si quisieran vencer estas cosas, podrían participar de la naturaleza divina. Muchos abandonan las claras verdades de la Palabra de Dios y ya no siguen la luz que resplandece claramente sobre su senda; procuran penetrar secretos que no han sido revelados claramente, conjeturan, hablan y disputan acerca de cuestiones que no necesitan comprender, porque no se refieren en forma especial a su salvación. Miles han sido seducidos de esta manera por Satanás. Han descuidado la fe y el deber presente que son claros y abarcantes para todos los que tienen raciocinio; se han espaciado en teorías dudosas, y pasajes que no podían comprender, y han errado en lo que concierne a la fe; su fe es mixta.{1JT 285.2}

Dios quiere que todos hagan un uso práctico de las claras enseñanzas de su Palabra acerca de la salvación del hombre. Si son hacedores de la Palabra, que es clara y poderosa en su sencillez, no dejarán de perfeccionar un carácter cristiano. Seguirán santificados por la verdad, y obedeciéndola humildemente se asegurarán la vida eterna. Dios quiere siervos que sean fieles, no sólo en palabra, sino en acciones. Sus frutos demostrarán la sinceridad de su fe. {1JT 285.3}

Hno. O***, Vd. estará sujeto a las tentaciones de Satanás si continúa albergando sus opiniones erróneas. Su fe será una fe mixta, y estará en peligro de confundir a otras mentes. Dios requiere de su pueblo que sea unido. Sus opiniones particulares perjudicarán su influencia; y si continúa albergándolas y hablando de ellas, habrán de separarle finalmente de sus hermanos. Si Dios tiene alguna luz necesaria para la salvación de su pueblo, se la dará como le ha dado otras grandes e importantes verdades. Vd. no debe ir más allá que esto. Deje que Dios obre a su modo para realizar su propósito a su tiempo y manera. Dios le ayude a andar en la luz como él es luz. {1JT 286.1}

Comentarios

Comentarios

También podría gustarte Más del autor

Deja un comentario