¿Quién es el jefe? Respuesta: Usted es el jefe ¡PERO MANDAMOS NOSOTROS!

23

¿Quién es el jefe? Respuesta: Usted es el jefe ¡PERO MANDAMOS NOSOTROS! 

Isaías 58:13-14.

Pedro tiene una Panadería. El es el dueño absoluto de todo. Es el que establece las reglas, y contrata a 10 trabajadores. 

Regla Principal: El Sábado no trabajamos, todo estará cerrado, con candado, no vengan, no toquen, nadie saldrá a recibirlos.

Los trabajadores de Pedro deciden no trabajar en Domingo, así que el Domingo al llegar Pedro a la panadería consigue la sorpresa que ninguno vino… vaya sorpresa.
Pedro no les dice nada sino que deja correr los dias… entonces aparece la segunda sorpresa. El sábado a las 6 am llama a Pedro un señor que dice vivir al lado de la Panadería y le dice: Sr. Pedro aquí hay 10 hombres que están por tumbar las puertas de la panadería y dicen que vienen a trabajar. Pedro no lo puede creer, una total rebelión a su orden expresa de descansar en sábado y trabajar de domingo a viernes. Así que Pedro decide reunirse inmediatamente con sus trabajadores.

REUNION: 7 am – PANADERIA CELESTIAL.

Pregunta Pedro a sus trabajadores:

1. ¿Quién es el jefe? Usted señor Pedro dicen los trabajadores, uhm
2. ¿y quien es el dueño? Usted señor Pedro, uhm
3. ¿Y quien paga? Usted señor Pedro, uhm por último
4. ¿Y QUIEN MANDA? Pues… Nosotros señor Pedro.

Lamentablemente esta es la actitud de mucho de nosotros, “conocedores de la verdad con relación al Sábado”, y es la doctrina base de la Iglesia Católica y Protestante en el mundo.

(Éxodo 16 – NVI) 23 Esto es lo que el Señor ha ordenado les contestó. Mañana sábado es día de reposo consagrado al Señor. Así que cuezan lo que tengan que cocer, y hiervan lo que tengan que hervir. Lo que sobre, apártenlo y guárdenlo para mañana. 24 Los israelitas cumplieron las órdenes de Moisés y guardaron para el día siguiente lo que les sobró, ¡y no se pudrió ni se agusanó! 25 Cómanlo hoy sábado les dijo Moisés, que es el día de reposo consagrado al Señor. Hoy no encontrarán nada en el campo. 26 Deben recogerlo durante seis días, porque el día séptimo, que es sábado, no encontrarán nada. 27 Algunos israelitas salieron a recogerlo el día séptimo, pero no encontraron nada, 28 así que el Señor le dijo a Moisés: «¿Hasta cuándo seguirán desobedeciendo mis leyes y mandamientos? 29 Tomen en cuenta que yo, el Señor, les he dado el sábado. Por eso en el día sexto les doy pan para dos días. El día séptimo nadie debe salir. Todos deben quedarse donde estén.» 30 Fue así como los israelitas descansaron el día séptimo. 31 Y llamaron al pan «maná». Era blanco como la semilla de cilantro, y dulce como las tortas con miel.

Comentarios

Comentarios

También podría gustarte Más del autor

Deja un comentario