Responsabilidades de los jóvenes | Joyas de los Testimonios 1

8

Responsabilidades de los jóvenes | Joyas de los Testimonios 1


 Si los jóvenes pudiesen ver cuánto bien podrían hacer si quisieran hacer de Dios su fortaleza y sabiduría, no seguirían ya una conducta de negligente indiferencia para con él; no serían seducidos ya por la influencia de los no consagrados. En vez de sentir que tienen la responsabilidad individual de esforzarse para beneficar a otros y conducir a otros a la senda de la justicia, se dedican a buscar su propia diversión. Son miembros inútiles de la sociedad y su vida carece tanto de propósito como la de las mariposas. Los jóvenes pueden tener un conocimiento de la verdad y creerla, pero sin vivirla. Los tales poseen una fe muerta. Su corazón no se ha conmovido de manera que afecte su conducta y carácter a la vista de Dios, y no están más cerca de cumplir su voluntad que los incrédulos. Su corazón no se conforma con la voluntad de Dios, y están enemistados con él. Los que se dedican a las diversiones y aman la sociedad de los buscadores de placeres, sienten aversión por los servicios religiosos. ¿Dirá el Maestro a estos jóvenes que profesan su nombre: Bien hecho, buenos y fieles siervos, a menos que sean en verdad buenos y fieles? {1JT 235.1}

Los jóvenes están en gran peligro. Sus lecturas livianas causan mucho mal. Pierden el tiempo que debieran emplear en una forma útil. Algunos llegan hasta a privarse de sueño para terminar algún ridículo cuento de amor. El mundo está inundado de novelas de todas clases. Algunas no son de carácter tan peligroso como otras. Unas son inmorales y obscenas; otras están barnizadas con más refinamiento; pero la influencia de todas es perniciosa. ¡Ojalá los jóvenes reflexionaran acerca de la influencia que tienen sobre la mente las historias excitantes! ¿Podéis abrir la Palabra de Dios después de una lectura tal, y leer con interés las palabras de vida? ¿No encontráis insípido el Libro de Dios? El encanto de aquella historia de amor pesa sobre la mente, la excita e impide que concentréis vuestro espíritu en las verdades importantes y solemnes que conciernen a vuestro interés eterno. Pecáis contra vuestros padres al dedicar a un propósito tan malo el tiempo que les pertenece, y pecáis contra Dios al emplear así el tiempo que debierais dedicar a la devoción a él. {1JT 235.2}

Es deber de los jóvenes estimular la sobriedad. La liviandad y las bromas causarán aridez al alma y harán perder el favor de Dios. Muchos de vosotros pensáis que no ejercéis mala influencia sobre los demás, y así os sentís satisfechos en cierta medida; pero ¿ejercéis influencia para el bien? ¿Procuráis por medio de vuestra conversación y vuestros actos conducir a otros al Salvador, o, si profesan creer en Cristo, los inducís a caminar cerca de él? {1JT 236.1}

Los jóvenes deben cultivar un espíritu de devoción y piedad. No pueden glorificar a Dios a menos que procuren constantemente alcanzar la plenitud de la estatura de Cristo: la perfección en Cristo Jesús. Medren y abunden en vosotros las gracias cristianas. Dad a vuestro Salvador vuestros mejores y más santos afectos. Prestad entera obediencia a su voluntad. El no aceptará menor devoción que ésta. No permitáis que os hagan perder la firmeza las burlas y los escarnios de aquellos cuya mente se dedica a la vanidad. Seguid a vuestro Salvador, ora gocéis de buena o mala reputación; tened por gozo y sagrado honor el llevar la cruz de Cristo. Jesús os ama y murió por vosotros. A menos que procuréis servirle con vuestros afectos indivisos, no alcanzaréis la perfecta santidad en su temor, y os veréis obligados a oír al fin la palabra terrible: Apartaos. {1JT 236.2}

Comentarios

Comentarios

También podría gustarte Más del autor

Deja un comentario