Viene una gran angustia | Joyas de los Testimonios 1

22

Viene una gran angustia | Joyas de los Testimonios 1


 Vi en la tierra una angustia mayor de la que hemos presenciado hasta aquí. Oí gemidos y clamores de angustia, y vi grandes compañías empeñadas en batalla. Oí el tronar del cañón, el fragor de las armas, la lucha cuerpo a cuerpo, y los gemidos y oraciones de los moribundos. El suelo estaba cubierto de heridos y muertos. Vi familias desconsoladas y desesperadas, que sufrían privaciones en muchas moradas. Ahora mismo muchas familias sufren privaciones; pero esto aumentará. Los rostros de muchos parecían demacrados, pálidos y afectados por el hambre. {1JT 88.1}

Me fué mostrado que el pueblo de Dios debiera estar íntimamente unido por los vínculos de la comunión y el amor cristianos. Sólo Dios puede ser nuestro escudo y fortaleza en este tiempo de calamidades nacionales. El pueblo de Dios debe despertarse. Debe aprovechar sus oportunidades de diseminar la verdad, porque éstas no durarán mucho. Me fué mostrada angustia y perplejidad y hambre en la tierra. Satanás procura mantener al pueblo de Dios en un estado de inactividad, e impedirle que desempeñe su parte en la difusión de la verdad, para que al fin sea pesado en la balanza y hallado falto. {1JT 88.2}

El pueblo de Dios debe recibir la amonestación y discernir las señales de los tiempos. Las señales de la venida de Cristo son demasiado claras para que se las ponga en duda; en vista de estas cosas, cada uno de los que profesan la verdad debe ser un predicador vivo. Dios invita a todos, tanto predicadores como laicos, a que se despierten. Todo el cielo está conmovido. Las escenas de la historia terrenal están llegando rápidamente al fin. Vivimos en medio de los peligros de los postreros días. Mayores peligros nos esperan, y sin embargo, no estamos despiertos. La falta de actividad y fervor en la causa de Dios es espantosa. Este estupor mortal proviene de Satanás. El domina la mente de los observadores del sábado no consagrados, y los induce a sentir celos unos de otros, a criticarse y censurarse. Es su obra especial dividir los corazones, para que la influencia, la fuerza y la labor de los siervos de Dios sean consumidas por el trabajo entre los observadores del sábado no consagrados, y les toque dedicar de continuo su tiempo precioso al arreglo de pequeñas divergencias, cuando debieran consagrarlo a proclamar la verdad a los incrédulos. {1JT 88.3}

Comentarios

Comentarios

También podría gustarte Más del autor

Deja un comentario