Spread the love

El mundo religioso en la actualidad está dividido en diversos aspectos de las doctrinas Bíblicas. Una de las verdades que ha sido y es mal entendida, es concerniente a la Ley de Dios. Por un lado tenemos al Perfeccionismo ó Legalismo, y por el otro lado el Antinomianismo, éste último ha desechado parcialmente la Ley, cuyos defensores afirman que con la Muerte y Resurrección de Cristo, la Ley de Dios caducó. Aunque su ataque no es a toda la Ley, sino el argumento es que; el sábado (Cuarto Mandamiento) no se debe guardar porque con la muerte de Cristo terminó; pero la Palabra de Dios dice: “Porque cualquiera que hubiere guardado toda la Ley, y ofendiere en un punto, es hecho culpable de todos”, Stg. 2:10. Afirmar que la Ley de Dios no está más en vigencia, equivale a ir contra las palabras mismas del Salvador quién dijo: “No penséis que he venido para abrogar la Ley o los profetas: No he venido para abrogar, si no a cumplir”. Mt. 5:17.

¿QUÉ ES LA LEY DE DIOS?
1. LA LEY DE DIOS ES LA REVELACIÓN DE LA VOLUNTAD DIVINA.
Antes de venir al mundo Jesús dijo de sí mismo: “Me complazco en hacer tu voluntad, oh Dios mío, y tu Ley está en medio de mi corazón”. Sal 40:8. Y cuando estuvo en esta tierra dijo: “Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra”. Jn. 4:34. “No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos: más el que hiciere la voluntad de mi Padre que está en los cielos”. Mt. 7:21. Y cuando estaba por ascender a los cielos, manifestó otra vez: “Yo he guardado los Mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor”. Jn. 15:10. La Escritura dice: “Y en esto sabemos que le conocemos a El: sí guardamos sus Mandamientos.” 1 Jn. 2:3-6.
Es en la Ley como Dios revela su voluntad, lo que debemos hacer y lo que no debemos hacer; la voluntad del Padre es la obediencia a todos sus Mandamientos.

2. LA LEY DE DIOS ES LA EXPRESIÓN DE SU AMOR Y SABIDURÍA.
La oración de David era. “Abre mis ojos y miraré las maravillas de tu Ley.” Sal. 119:18. “Mira oh Jehová que amo tus Mandamientos”. Sal 119: 159.

“¡Cuánto amo yo tu Ley.!” Sal. 119:97. “Por eso he amado tus Mandamientos más que el oro, y más que oro muy puro”. Sal. 119:127. “De tus mandamientos he adquirido inteligencia: Por tanto he aborrecido todo camino de mentira”. Sal. 119:104. “El sabio de corazón recibirá los mandamientos: Más el necio de labios caerá”. Pr 10:8. Nuestros primeros padres, los patriarcas, los profetas, los apóstoles y todos los creyentes han ensalzado la Santa Ley de Dios. Dios que es fuente de toda SABIDURIA y AMOR, lo tiene expresado en su Ley.

3. LA LEY ES UNA EXPRESIÓN DEL CARÁCTER DE DIOS.
¿Cómo es el Carácter de Dios?. “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto. Mt. 5:48. Entonces de acuerdo a lo escrito, el carácter de Dios es PERFECTO. ¿Qué implica esa PERFECCIÓN?. Qué Dios es Justo y Misericordioso al mismo tiempo. Leemos en las Santas Escrituras. “¡Jehová! ¡Jehová! Fuerte y misericordioso; tardo para la ira y grande en Misericordia y verdad; que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, (en esto está expresado su misericordia)^ que de ningún modo tendrá por inocente al malvado. En esto esta expresado su Justicia. Ex. 34:5-7. “Clemente es Jehová, y justo, si Misericordioso es nuestro Dios”. Sal. 116:5.
Como la Ley es una expresión del carácter de Dios, ¿Qué clase de carácter requiere esa Ley del hombre para que sea aceptado? “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto”. Mt. 5:48. La Ley de Dios requiere del hombre perfección de carácter.
El mundo religioso en la actualidad, tiene un falso concepto del carácter de Dios, los seres humanos están divididos en dos bandos, por un lado tenemos a los que piensan que Dios es: tirano, malo, vengador, que lo único que hace es destruir; por otro lado que, Dios es sólo misericordioso, hagamos lo que hagamos, EL nos perdona, EL no va a castigar. Por doquiera escuchamos declaraciones “Comamos y bebamos que mañana moriremos”. Is. 22:13,14. Pero a la luz de la Palabra de Dios encontramos que dichas posiciones no son así, sino que Dios es JUSTO Y MISERICORDIOSO al mismo tiempo.

a) ¿Cómo probamos que Dios es Justo?
Dios les había dicho a nuestros primeros padres. “Porque el día que de él comieres ciertamente morirás. “Gn. 2:17. Ellos desobedecieron, y por su causa toda su descendencia tenía que morir. Ro. 5:12 ; 6:23 ; Ez. 18:4. Pero se le prometió qué EL aplicaría Su Justicia no en ellos sino en EL que se había puesto como Garante y Fiador de la raza humana, a saber el Hijo de Dios. Gn. 3:15. Pero también está escrito en la Palabra de Dios. “Porque si la Palabra dicha por los ángeles fue firme, y toda rebelión y desobediencia recibió justa paga de retribución ¿Cómo escaparemos si tuviéremos en poco una salvación tan grande? He. 2:2,3. “Dios no tendrá por inocente al malvado”. Ex. 34:7up. Si seguimos incurriendo en la desobediencia recibiremos justa paga. Mt. 12:36,37 ; 25:41. Ap. 21:8,27.

b) ¿Cómo Probamos que Dios es Misericordioso?
Se les prometió a Adán y Eva, el perdón y para que ellos no mueran tenían que confesar sus pecados y ejercitar FE en un Salvador que iba a venir, simbolizado en el sacrificio de los corderos. Gn. 4:4. Para nosotros también está escrito. “Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; y salvará a los contritos de espíritu”, Sal. 34:18. “Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios, “Sal 51:17.
Dios es justo y misericordioso al mismo tiempo.

4. LA LEY ES UNA EXPRESIÓN DE LA NATURALEZA SANTA DE DIOS.
“Sino como aquel que os ha llamado es Santo… Porque escrito está: sed santos, porque yo soy Santo.” 1 P. 1:15,16. “De manera que la Ley a la verdad es Santa, y el Mandamiento Santo”. Ro. 7:12. “Tu Ley es Verdad; todos tus mandamientos son Justos”. Sal. 19:9;119:142,172.
Como la Ley es una expresión de la Naturaleza Santa de Dios ¿Qué clase de naturaleza requiere la Ley de Dios del hombre para que sea Aceptado? La Ley requiere una naturaleza sin mancha de pecado. 1P. 1:15-16.

5. LA LEY ES EL FUNDAMENTO DEL GOBIERNO DE DIOS EN LOS CIELOS Y EN LA TIERRA “
“Justicia (Ley) y Juicio son el cimiento de tu trono; Misericordia y verdad van delante de tu rostro.” Sal. 89:14. “Nube y oscuridad alrededor de EL; Justicia y juicio son el cimiento de su trono.” Sal 97:2.
¿Qué es Justicia? “Y tendremos Justicia cuando cuidaremos de poner por obra todos estos mandamientos” Dt. 6:25; Sal 119:172. Por las Escrituras vemos que: Justicia es obediencia a la Ley de Dios. ¿Qué condición debía cumplir Adán para mantenerse en estado de perfección, Aceptado para con Dios y vivir eternamente? Gn. 2:16,17. La Condición era la obediencia perfecta y perpetua a la Ley de Dios. ¿Ha cambiado Dios ésta condición; porque el hombre ha caído en el pecado?. “Los HACEDORES de la Ley serán justificados”. Ro. 2:13. Dios NO HA CAMBIADO, NI CAMBIARÁ la condición para ser ACEPTADOS y tener la vida eterna. Tal condición es: Obediencia perfecta y perpetua a la Santa Ley de Dios. Queda entonces demostrado Bíblicamente que la Ley es el fundamento, Cimiento, Asiento, base del gobierno de Dios en el cielo y en la tierra.
En este mundo todos los gobiernos terrenales gobiernan a sus súbditos mediante una Ley, de lo contrario sería un caos terrible. ¡CUÁNTO MÁS EL GOBIERNO DE DIOS!.
Dios requiere del hombre: obediencia perfecta y perpetua a la Ley de Dios

6. LA LEY DE DIOS ES INMUTABLE E INALTERABLE.
“Más no quitaré de él mi misericordia, ni falsearé mi verdad. No olvidaré mi pacto; NI MUDARÉ lo que ha salido de mis labios”. Sal. 89:33,34. “Porque yo Jehová no me mudo”. Mal 3:6. “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual NO HAY MUDANZA ni sombra de variación”. Stg. 1:17.
Dios mismo había declarado a Moisés. “No añadiréis a la palabra que yo os mando, ni disminuiréis de ella, para que guardéis los mandamientos de Jehová vuestro Dios que yo os ordeno”. Dt 4:2; Cristo dijo: “Porque de cierto, os digo, hasta que perezca el cielo y la Tierra, ni una jota ni un tilde perecerá de la Ley”. Mt.5:18.
La Ley de Dios, por su naturaleza misma, es inmutable e inalterable.

7. LA LEY DE DIOS ES ETERNA.
‘Tú JUSTICIA (Ley) es JUSTICIA eterna, y tu ley la verdad”. Sal 119:142.” “Hasta la ETERNIDAD oh Jehová, permanece tu palabra en los cielos.” Sal 119:89. “Seguro son tus preceptos; establecidos para SIEMPRE jamás”.
Sal. 7:8. Como la Ley de Dios es una revelación de su voluntad, un trasunto de su carácter debe PERMANECER PARA SIEMPRE, como testigo fiel en el cielo.

8. LA LEY DE DIOS NO ES CREADA SINO DADA A CONOCER.
“Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al solo sabio Dios sea honor y gloria por los siglos de los siglos Amén”. 1 Ti. 1.17. “Antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo, y desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios”. Sal 90:2.
La Ley existe porque su autor existe. Dios y su Ley existen desde la ETERNIDAD y existirá por la ETERNIDAD; misterio profundo que no podemos entender Dt. 29:29; Sólo sabemos que Dios existe.
Dios después de haber creado a nuestros primeros padres, les dio a conocer su Ley, expresado en el libro de Génesis con las siguientes palabras. Y mandó Jehová Dios al hombre diciendo: De todo árbol del huerto comerás; Más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás de él; porque el día que de él comiereis, ciertamente moriréis. “Gn. 2:1-3; 2:16,17. Si Dios no les hubiera dado a conocer su Ley, ellos nunca hubieran incurrido en la transgresión. “Mas ellos cual Adán, traspasaron el pacto; allí prevaricaron contra mí” Os 6:7; 1Jn 3:4.
El apóstol inspirado por el Espíritu Santo escribió. “Uno sólo es el dador de la Ley, que puede salvar y perder”. Stg. 4:12. El profeta Isaías dice: Porque Jehová es nuestro Juez, Jehová es nuestro Legislador, Jehová es nuestro Rey, él mismo nos salvará.” Is. 33:22.
La Santa Ley de Dios ha existido desde la eternidad, existe y existirá por Icretemidad. Is. 66:23.
Después de la caída de nuestros primeros padres. ¿Se siguió guardando la Ley? La Biblia nos habla del patriarca Abraham, él existió y vivió mucho antes de que exista la Nación de Israel. La Palabra de Dios nos dice: “Por cuanto oyó Abraham mi voz, y guardó mi precepto, mis mandamientos, mis estatutos y mis leyes”. Gn. 26:5. Antes del Sinaí.- “Y partiendo de Elim toda la congregación de los hijos de Israel, vino al desierto de Sin que está entre Elim y Sinaí, a los quince días del segundo mes después que salieron de Egipto.” Y él les dijo: Esto es lo que ha dicho Jehová: “Mañana es el Santo Sábado, el reposo de Jehová: Lo que hubiereis de cocer, cocedlo hoy, y lo que hubiereis de cocinar, cocinadlo; y todo lo que os sobrare guardadlo para mañana. Y ellos lo guardaron hasta la mañana, según que había mandado, y no se pudrió, ni hubo en él gusano. Y dijo Moisés: Comedlo hoy, porque hoy es sábado de Jehová; hoy no lo hallareis en el campo.” Ex. 16:23-25.
¿Quién Proclamó la Ley en el Monte Sinaí?
“HABLÓ DIOS TODAS ESTAS PALABRAS DICIENDO…”Ex. 20:1 – 17.
Y sobre el monte de Sinaí descendiste y HABLASTE con ellos desde el cielo, y LES DISTE juicios rectos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos.” Neh. 9:13; “Estas palabras habló Jehová a toda vuestra congregación en el monte, de en medio del fuego, de la nube y de la oscuridad, a gran voz; y no añadió más. Y LAS ESCRIBIÓ en dos tablas de piedra, las cuales me dio a mí”. Dt. 5:6-22. Entonces como leemos es Dios quién proclamó su ley y no Moisés como muchos acostumbran a decir.
¿Quién estaba entre los oyentes?
“Todo el pueblo consideraba las voces y los relámpagos, y el sonido de la bocina, y el monte que humeaba; y viéndolo el pueblo, temblaron, y se pusieron de lejos. Y DIJERON A MOISÉS; HABLA TÚ con nosotros, y nosotros, oiremos; pero no hable Dios con nosotros para que no muramos.
Y MOISÉS RESPONDIÓ al pueblo no temáis…” Ex 20:18-20. La Palabra de Dios nos muestra claramente que, MOISÉS ESTABA COMO UN OYENTE MÁS en medio del pueblo cuando Dios proclamaba su Ley.
¿CUÁL ERA LA BASE DEL PACTO ANTIGUO?
¿CUÁL ES LA BASE DEL NUEVO PACTO?
La base del Antiguo Pacto, era la Ley de los Diez Mandamientos. Dt. 4:12-13; 9:9-11; y la condición que demandaba este pacto fue obediencia perfecta y perpetua a la Ley de los Diez Mandamientos. Dt. 4:6-9; 28:1. Los pactantes de ese pacto fueron: 1) de una parte Dios, que es el que demanda obediencia perfecta y perpetua. Ex. 20:1-2; y de otra parte el pueblo de Israel. Ex. 20:18; 24:3,7-8 que dijeron haremos todo lo que Jehová a dicho, pero luego quebrantaron ese pacto. Ex. 32:1-8.
La base del Nuevo Pacto es también la Ley de los Diez Mandamientos. Jer. 31:33; He. 10:16; 8:10; y la condición del nuevo pacto sigue siendo la misma obediencia perfecta y perpetua a la Ley de los Diez Mandamientos. Sal. 15:1-5; Ro. 2:13. Los pactantes son: 1) Dios el Padre de un lado, 2) y el Hijo de Dios como Hombre por el otro lado. He. 10:7. Cristo fue un verdadero Israelita, quien cumplió con las condiciones del pacto. Citamos los textos bíblicos: Le. 1:35.;2:51, Mt. 5:17,18. Cristo dijo: Yo he venido a cumplir. Jn. 8:29; 15:10; 14:30; 16:33; 19:26, Fil. 2:8, He. 2:9;5:8. “Más ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es Mediador de un MEJOR PACTO, el cual ha sido formado sobre MEJORES PROMESAS”. He. 8:6. Fue Cristo como Hombre quién dio satisfacción Perfecta y Completa a la Ley de Dios.

9. LA LEY DE DIOS ES PERFECTA
“La Ley de Jehová es PERFECTA, que convierte el alma”. Sal. 19:7 “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es PERFECTO”. Mt. 5:48. La Ley es tan perfecta como Dios mismo. Como no se entiende el Carácter de Dios que es perfecto, menos comprendemos la perfección de la Ley, y de sus santos requerimientos para ser justificados. Se rechaza La Ley, no porque Dios lo quiera así; sino es el hombre quién rechaza, consciente o inconsciente.

10. LA LEY DE DIOS NO ES SOMBRA NI SÍMBOLO.
La Ley moral nunca fue un símbolo o una sombra de Cristo. La Ley existía antes de la creación del hombre y durará mientras permanezca el trono de Dios, pues la Ley es el fundamento de su gobierno. Es INMUTABLE, INALTERABLE, INFINITA Y ETERNA. Sal 119: 142.

11. SINÓNIMOS DE LA LEY DE DIOS
1. Mandamientos. Sal. 119:172, Sal 19:8
2. Preceptos, Gn. 26:5, Sal 19:8
3. Testimonios. Sal. 19:7
4. Juicios Rectos, Neh. 9:13
5. Estatutos. Gn. 26:5, Neh. 9:13
6. Justicia. Sal. 119:172, 142

¿QUÉ ES PECADO?
La única definición del pecado es la que da la Palabra de Dios: “El pecado es TRANSGRESIÓN A LA LEY”. 1 Jn. 3:4. Con UN SOLO acto de desobediencia Adán adquirió:
1. Registro manchado en el cielo. Is. 65:6-7;
2. En sí mismo.

a) Naturaleza humana pecaminosa Ec. 7:20; Is. 1:4; Sal. 109:17-19.

b) Registro de pecado en su mente. Sal. 51:3 ¿Cuál es la paga del pecado?

“El alma que pecare esa morirá” Ez. 18:4,20; “Porque la paga del pecado es muerte”. Ro. 6:23, Esto quiere decir todo lo que expresa. Va más allá de la muerte que es común a todos: significa la MUERTE SEGUNDA O MUERTE ETERNA. Ap. 21:8 No hay poder en la ley para perdonar. La Ley solo condena al pecador.

12. LA LEY DE DIOS COMO NORMA DE JUICIO
“Y los cielos declaran SU JUSTICIA, porque Dios es el Juez”, Sal. 50:6; “Así hablad y así obrad, como los que habéis de ser Juzgados por la Ley de Libertad”. Stg. 2:12; de acuerdo a los textos bíblicos la NORMA del JUICIO es, la ley de Dios.
¿Dónde está la Ley?
“Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto fue vista en su templo…” Ap. 11:19. El arca que estaba en el tabernáculo terrenal contenía las DOS TABLAS DE PIEDRA, en que estaban inscritos los preceptos de la Ley de Dios. Ex. 26:34. El arca era un mero receptáculo de las tablas de la Ley, y era ésta Ley divina la que le daba su valor y su carácter sagrado a aquella. Cuando fue abierto el templo de Dios en el cielo, se vio el arca de su pacto. En el lugar Santísimo, en el Santuario Celestial, es donde se encuentra inviolablemente encerrada la Ley divina – La Ley promulgada por el mismo Dios entre los truenos del Sinaí y escrita por su propio dedo eq las tablas de piedra. La Ley de Dios que se encuentra en el Santuario Celestial es el gran original del que los preceptos grabados en las tablas.de piedra y consignados por Moisés en el Pentateuco era copia exactá. Como la Ley de Dios es una revelación de su voluntad, un trasunto de su carácter, debe permanecer para siempre “COMO TESTIGO FIEL EN EL CIELO”.
En el corazón mismo del decálogo se encuentra el cuarto mandamiento, tal cual fue proclamado originalmente: “Acordaste has del día del sábado para santificarlo… Ex. 20:8 -11.

13. REQUERIMIENTOS DE LA LEY DE DIOS
“Porque no hará nada el Señor Jehová, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas”. Am. 3:7. El Señor Dios del cielo no enviará al mundo sus juicios por la desobediencia y la transgresión antes de haber enviado sus atalayas para que den la amonestación. No cerrará el tiempo de gracia hasta que el Mensaje haya sido proclamado con más claridad. La Ley de
Dios ha de ser magnificada, sus REQUERIMIENTOS han de ser presentados en su verdadero carácter sagrado para que la gente se vea obligada a decidir en pro o en contra de la verdad. Sin embargo, la obra será abreviada en Justicia. El Mensaje de la Justicia de Cristo ha de resonar de un extremo de la tierra hasta el otro para preparar el camino del Señor. Esta es la gloria de Dios que termina la obra del tercer ángel.

LA LEY DE DIOS REQUIERE PARA SER ACEPTADOS :
1. Obediencia perfecta y perpetua a la Ley Ro. 2:13; Sal 15:1-4.
2. Carácter perfecto. Mt. 5:48
3. Vida Justa Lv. 18:5; Gá.3:12.
4. Naturaleza sin pecado 1 P. 1:15-16.

CONDENACIÓN DE LA LEY DE DIOS PARA EL INFRACTOR :
1. Qué no sea perdonado Ex. 23:21.
2. Muerte Eterna o Segunda Muerte Ro. 6:23; Ez. 18:4.
3. Sea como si nunca hubiera existido Ab. 16; Sal 37:10.

CONDICIÓN DEL HOMBRE
El hombre Adán antes de caer en el pecado tenía en si mismo todos los requerimientos que la Ley pide para ser ACEPTADOS. Ro. 2:13; Gn. 1:31; y su posición legal ante Dios era la de ACEPTADO EN SI MISMO. Pero cuando él escuchó la voz del tentador y quebrantó la Ley, dejó de tener los requerimientos que la Ley demanda para ser Aceptado y su posición legal se cambió por la de 1.- Rechazado de Dios, 2 – Deudor, 3.- Sentenciado a la muerte eterna. Gn. 3:19, 22; también adquirió una naturaleza humana pecaminosa. Gn. 6:5; Adán pasó a odiar la Ley que antes amaba. Sal. 14:3; Ro. 8:7; su carácter se volvió imperfecto. Mt. 7:21-23; y su vida pasó a ser injusta, Ro. 3:10.
Al caer Adán en el pecado, los requerimientos de la Ley no fueron cambiados, ni disminuyó sus requerimientos para ser aceptado, porque la Ley es INMUTABLE, y además ahora Adán está bajo condenación de la Ley que es muerte eterna, y ésto no es sólo un problema de Adán, sino también de su descendencia; pues cuando Adán desobedeció, el pecado entró al mundo, y por el pecado la muerte, y la muerte pasó a todos los hombres, pues que todos pecaron. Ro. 5:12.
Vemos que la Ley de Dios de una parte demanda obediencia perfecta y perpetua, pero también demanda la muerte eterna que es la paga del pecado, y si el hombre pagaría su deuda, éste desaparecería para siempre de la faz de la tierra, para nunca más volver a existir. Ab. 16. Y al desaparecer, no tiene más vida con que cumplir lo que la Ley pide para ser Aceptado: Obediencia Perfecta y Perpetua a la Ley.
Pero entonces muchos dirán: Es verdad que solos no podemos porque nuestras justicias son como trapos de inmundicia. Is. 64:6, pero sí con la Gracia que Dios nos imparte, o teniendo a Cristo morando en nosotros, sí podemos cumplir con los requerimientos; Pero la Palabra de Dios nos presenta claramente que, la naturaleza humana pecaminosa, no será erradicada del hombre, hasta que Cristo venga por segunda vez. 1Co. 15:51-54.
Es necesario también comprender que, el Espíritu Santo al venir a morar en el creyente no quita la depravación. Gá. 5:16-17; Ro. 7:14-24; y aún cuando el Espíritu Santo more en el creyente, éste sigue poseyendo su NATURALEZA DEPRAVADA, al igual que una persona que no acepta a Cristo, por tanto el creyente, aún siendo templo del Espíritu Santo en si mismo no puede satisfacer las santas demandas de la Ley de Dios para ser ACEPTADO Y PERDONADO.
Entonces ¿Cuál es la alternativa para poder llenar estas santas demandas de la Ley de Dios?
La solución para este problema lo estamos presentando en los siguientes temas: EL EVANGELIO Y LA JUSTIFICACIÓN POR LA FE.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios

Comentarios

Category:

temas

Deja un comentario

2 Comments

  • Nilbia Luna 1 año ago

    LOS JUDAIZANTES
    Gentiles y Judíos creyentes, judaizando a gentiles;

    Ellos creen que el Apóstol Pablo cuando predicaba el evangélio de Cristo a los gentiles, les enseñaba el Judaísmo (la Torah).

    Esto no puede ser cierto, Porque, el Apóstol Pablo afirmó que el evangelio que él predicaba entre los gentiles, ni lo recibió, ni lo aprendió de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo (Galatas 1:11-20).

    ¿Acaso mintió Pablo?,

    No, Porque todos sabemos que el Apóstol Pablo, desde pequeño recibió las instrucciones de la Ley, y en sus mayores, la de un Judío fariseo (doctor en Leyes) llamado Gamaliel (Hechos 22:3).

    Y todos sabemos que el Apóstol Pablo no se refirió a la torah de los Judios, cuando dijo, que el evangelio que él anunciba a los gentiles, ni lo recibió ni lo aprendió de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo; porque el Judaísmo es conocido y predicado en Israel por todos los Judíos, en sus Sinagogas. (Hechos 15:21) y esto no es por revelación.

    “Porque Moisés desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada día de reposo” (Hechos 15:21).

    Lógico está, que el Apóstol Pablo usó la Ley y los profetas (en las sinagogas Judías cada sábado) para probarles a los judíos (por las Escrituras) que Jesucristo era el Mesía (Hechos 13:27,29,45-49; 14:1; 17:1-3,11; 18:4,5,11,19,28; 19:8,9; 28:23,24;) (1Corintios 15:3-4) etc. etc.;
    Pero no predicó la Ley como doctrina a seguir para los gentiles creyentes; Los Apóstoles solo enseñaban y predicaban a Jesucristo (Hechos 5:42; 8:35; 9:20-22; 13:5) etc. etc.

    Fíjense que el evangelio del Apóstol Pablo, ni lo recibió, ni lo aprendió de hombre alguno:

    Gálatas1:11-20. -Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo NI LO RECIBÍ NI LO APRENDÍ DE HOMBRE ALGUNO, SINO POR REVELACIÓN DE JESUCRISTO. Porque ya habéis oído acerca de mi conducta en otro tiempo EN EL JUDAISMO, que perseguía sobremanera a la iglesia de Dios, y la asolaba; y EN EL JUDAISMO aventajaba a muchos de mis contemporáneos en mi nación, siendo mucho más celoso de las tradiciones de mis padres. Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, REVELAR A SU HIJO EN MÍ, para que yo le predicase ENTRE LOS GENTILES, no consulté en seguida con carne y sangre, ni subí a Jerusalén a los que eran apóstoles antes que yo; sino que fui a Arabia, y volví de nuevo a Damasco. Después, pasados tres años, subí a Jerusalén para ver a Pedro, y permanecí con él quince días; pero no vi a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo el hermano del Señor. En esto que os escribo, he aquí delante de Dios que no miento.

    Por lo tanto, cuando se aplican cosas de la Ley (la torah) a los creyentes gentiles: (días de reposo, diézmos, alimentos límpios e inmundos, circuncisión, idioma, dialectos, costumbres y culturas judías, etc.), con el propósito marcado de que son imprescindible para salvación; están enseñando otro evengelio diferente al que el Apóstol Pablo recibió de Jesucristo para predicarlo los gentiles y se están acarreando maldición y perdición (Gálatas 1:6-9).

    Fíjense en el texto:

    Gálatas 1:6-8. -Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para SEGUIR UN EVANGELIO DIFERENTE. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. MAS SI AUN NOSOTROS, O UN ÁNGEL DEL CIELO, OS ANUNCIARE OTRO EVENGELIO DIFERENTE DEL QUE OS HEMOS ANUNCIADO, SEA ANATEMA (maldito).

    Si usted no es Judío, entonces no presuma serlo, ni trate de Judaizar a los gentiles, porque entonces sería un blasfemo (apocalipsis 2:9; 3:9); enseñaría otro evangelio (Gálatas 1:6-8); y sería un apóstata de la Fé (1 Timoteo 4:1).

    JESUCRISTO DIJO:
    – Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), Y LA BLASFEMIA DE LOS QUE DICEN SER JUDIOS Y NO LO SON, SINO SINAGOGA DE SATANÁS. (Apocalipsis 2:9).

    – He aquí, yo entrego de la SINAGOGA DE SATANÁS A LOS QUE DICEN SER JUDIOS Y NO LO SON, SINO QUE MIENTEN; he aquí, yo haré que vengan y se postren a tus pies, y reconozcan que yo te he amado. (Apocalipsis 3:9).

    EL APÓSTOL SANTIAGO ESCRIBIÓ:
    – Hermanos míos, no os hagáis MAESTROS MUCHOS DE VOSOTROS, sabiendo que recibiremos MAYOR CONDENACIÓN.- (Santiago 3:1).

    EL HERMANO ESTEBAN LE DIJO A LOS RELIGIOSOS Y FARISEOS JUDÍOS:
    ¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros. (Hechos 7:51)

    MUCHOS RESISTEN AL ESPÍRITU SANTO contradiciendo sus mandamientos con relación a nosotros los gentiles creyentes, cuando aplican cosas de la Ley (la Torah) a los gentiles.

    EL CRISTIANO SE CARACTERIZA POR TENER EL ESPÍRITU SANTO Y SE RIGE POR ÉL.
    El Espíritu Santo y los Apóstoles tomaron una decisión sobre nosotros los gentiles, con relación a la Ley de Moisés: Fíjense:

    – PORQUE HA PARECIDO BIEN AL ESPÍRITU SANTO, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias, que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien (Hechos 15:28-29)

    – Pero en cuanto a los gentiles que han creído, nosotros les hemos escrito determinando QUE NO GUARDEN NADA DE ESTO; solamente que se abstengan de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación. (Hchos 21:24-25)

    – Y al pasar por las ciudades, LES ENTREGABAN LAS ORDENANZAS QUE HABÍAN ACORDADO LOS APÓSTOLES Y LOS ANCIANOS QUE ESTABAN EN JERUSALÉN. Así que las iglesias eran confirmadas EN LA FE, y aumentaban en número cada día. (Hechos 16:4-5)

    Nosotros los gentiles creyentes debemos seguir el mandamiento dado por el Espíritu Santo y los Apóstoles en aquel concilio: Hechos 15:1-32; 16:4-5; 21:24-25.

    Pero muchos arrastran el zumo y el asiento de los libros que de largo tiempo consumen, quedándose leudados y resistiendo al Espiritu Santo.

    No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo. (Gálatas 2:21)

    ¡¡¡ A DIOS SIEMPRE TODA LA GLORIA !!!

  • nilbialuna 6 meses ago

    LOS JUDAIZANTES
    Gentiles y Judíos creyentes, judaizando a gentiles;

    Ellos creen que el Apóstol Pablo cuando predicaba el evangélio de Cristo a los gentiles, les enseñaba el Judaísmo (la Torah).

    Esto no puede ser cierto, Porque, el Apóstol Pablo afirmó que el evangelio que él predicaba entre los gentiles, ni lo recibió, ni lo aprendió de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo (Galatas 1:11-20).

    ¿Acaso mintió Pablo?,

    No, Porque todos sabemos que el Apóstol Pablo, desde pequeño recibió las instrucciones de la Ley, y en sus mayores, la de un Judío fariseo (doctor en Leyes) llamado Gamaliel (Hechos 22:3).

    Y todos sabemos que el Apóstol Pablo no se refirió a la torah de los Judios, cuando dijo, que el evangelio que él anunciba a los gentiles, ni lo recibió ni lo aprendió de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo; porque el Judaísmo es conocido y predicado en Israel por todos los Judíos, en sus Sinagogas. (Hechos 15:21) y esto no es por revelación.

    “Porque Moisés desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada día de reposo” (Hechos 15:21).

    Lógico está, que el Apóstol Pablo usó la Ley y los profetas (en las sinagogas Judías cada sábado) para probarles a los judíos (por las Escrituras) que Jesucristo era el Mesía (Hechos 13:27,29,45-49; 14:1; 17:1-3,11; 18:4,5,11,19,28; 19:8,9; 28:23,24;) (1Corintios 15:3-4) etc. etc.;
    Pero no predicó la Ley como doctrina a seguir para los gentiles creyentes; Los Apóstoles solo enseñaban y predicaban a Jesucristo (Hechos 5:42; 8:35; 9:20-22; 13:5) etc. etc.

    Fíjense que el evangelio del Apóstol Pablo, ni lo recibió, ni lo aprendió de hombre alguno:

    Gálatas1:11-20. -Mas os hago saber, hermanos, que el evangelio anunciado por mí, no es según hombre; pues yo NI LO RECIBÍ NI LO APRENDÍ DE HOMBRE ALGUNO, SINO POR REVELACIÓN DE JESUCRISTO. Porque ya habéis oído acerca de mi conducta en otro tiempo EN EL JUDAISMO, que perseguía sobremanera a la iglesia de Dios, y la asolaba; y EN EL JUDAISMO aventajaba a muchos de mis contemporáneos en mi nación, siendo mucho más celoso de las tradiciones de mis padres. Pero cuando agradó a Dios, que me apartó desde el vientre de mi madre, y me llamó por su gracia, REVELAR A SU HIJO EN MÍ, para que yo le predicase ENTRE LOS GENTILES, no consulté en seguida con carne y sangre, ni subí a Jerusalén a los que eran apóstoles antes que yo; sino que fui a Arabia, y volví de nuevo a Damasco. Después, pasados tres años, subí a Jerusalén para ver a Pedro, y permanecí con él quince días; pero no vi a ningún otro de los apóstoles, sino a Jacobo el hermano del Señor. En esto que os escribo, he aquí delante de Dios que no miento.

    Por lo tanto, cuando se aplican cosas de la Ley (la torah) a los creyentes gentiles: (días de reposo, diézmos, alimentos límpios e inmundos, circuncisión, idioma, dialectos, costumbres y culturas judías, etc.), con el propósito marcado de que son imprescindible para salvación; están enseñando otro evengelio diferente al que el Apóstol Pablo recibió de Jesucristo para predicarlo a los gentiles y se están acarreando maldición y perdición (Gálatas 1:6-9).

    Fíjense en el texto:

    Gálatas 1:6-8. -Estoy maravillado de que tan pronto os hayáis alejado del que os llamó por la gracia de Cristo, para SEGUIR UN EVANGELIO DIFERENTE. No que haya otro, sino que hay algunos que os perturban y quieren pervertir el evangelio de Cristo. MAS SI AUN NOSOTROS, O UN ÁNGEL DEL CIELO, OS ANUNCIARE OTRO EVENGELIO DIFERENTE DEL QUE OS HEMOS ANUNCIADO, SEA ANATEMA (maldito).

    Si usted no es Judío, entonces no presuma serlo, ni trate de Judaizar a los gentiles, porque entonces sería un blasfemo (apocalipsis 2:9; 3:9); enseñaría otro evangelio (Gálatas 1:6-8); y sería un apóstata de la Fé (1 Timoteo 4:1).

    JESUCRISTO DIJO:
    – Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), Y LA BLASFEMIA DE LOS QUE DICEN SER JUDIOS Y NO LO SON, SINO SINAGOGA DE SATANÁS. (Apocalipsis 2:9).

    – He aquí, yo entrego de la SINAGOGA DE SATANÁS A LOS QUE DICEN SER JUDIOS Y NO LO SON, SINO QUE MIENTEN; he aquí, yo haré que vengan y se postren a tus pies, y reconozcan que yo te he amado. (Apocalipsis 3:9).

    EL APÓSTOL SANTIAGO ESCRIBIÓ:
    – Hermanos míos, no os hagáis MAESTROS MUCHOS DE VOSOTROS, sabiendo que recibiremos MAYOR CONDENACIÓN.- (Santiago 3:1).

    EL HERMANO ESTEBAN LE DIJO A LOS RELIGIOSOS Y FARISEOS JUDÍOS:
    ¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros. (Hechos 7:51)

    MUCHOS RESISTEN AL ESPÍRITU SANTO contradiciendo sus mandamientos con relación a nosotros los gentiles creyentes, cuando aplican cosas de la Ley a los gentiles (días de reposo, diezmos, alimentos limpios e inmundos, tradiciones y costumbres judías, idioma, etc. etc.).

    EL CRISTIANO SE CARACTERIZA POR TENER EL ESPÍRITU SANTO Y SE RIGE POR ÉL.
    El Espíritu Santo y los Apóstoles tomaron una decisión sobre nosotros los gentiles, con relación a la Ley de Moisés: Fíjense:

    – PORQUE HA PARECIDO BIEN AL ESPÍRITU SANTO, y a nosotros, no imponeros ninguna carga más que estas cosas necesarias, que os abstengáis de lo sacrificado a ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación; de las cuales cosas si os guardareis, bien haréis. Pasadlo bien (Hechos 15:28-29)

    – Pero en cuanto a los gentiles que han creído, nosotros les hemos escrito determinando QUE NO GUARDEN NADA DE ESTO; solamente que se abstengan de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación. (Hchos 21:24-25)

    – Y al pasar por las ciudades, LES ENTREGABAN LAS ORDENANZAS QUE HABÍAN ACORDADO LOS APÓSTOLES Y LOS ANCIANOS QUE ESTABAN EN JERUSALÉN. Así que las iglesias eran confirmadas EN LA FE, y aumentaban en número cada día. (Hechos 16:4-5)

    Nosotros los gentiles creyentes debemos seguir el mandamiento dado por el Espíritu Santo y los Apóstoles en aquel concilio: Hechos 15:1-32; 16:4-5; 21:24-25.

    Pero muchos arrastran el zumo y el asiento de los libros que de largo tiempo consumen, quedándose leudados y resistiendo al Espiritu Santo.

    No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo. (Gálatas 2:21)

    ¡¡¡ A DIOS SIEMPRE TODA LA GLORIA !!!